, archivado en Sin categoría ,

clock_work_800_450_81_s

Aunque solo sea por fidelidad (¿nostalgia, quizá?), no quiero renunciar a mi tradición veraniega. Llevo elaborando “Mis Emmy” desde hace 8 años ( 2010201120122013201420152016 y 2017). Será divertido confirmar si el paso del tiempo afecta a mis convicciones estéticas. He vuelto al 2010, por ejemplo, y me temo que no he cambiado mucho: aquella gloriosa tercera temporada de Breaking Bad se alzaba junto a la primera de Community. ¡Qué tiempos! Parece que Neruda se equivocaba… o que sus versos de amor solo sirven para la adolescencia. Nosotros, los de antes, sí somos los mismos, demonios.

De una manera u otra, siempre me ponía la misma venda cada año: es imposible verlo todo. Pero lo que antes era una gasa ahora adquiere el rango de embalsamamiento completo. Mi momia seriéfila levanta la mano y admite su impotencia: ya no es que resulte antisocial aspirar a verlo todo, sino que ni siquera es factible ver lo básico. La sobredosis de propuestas, canales y geografías televisivas de interés se ha convertido en ingobernable. ¡El canon ha estallado! Y, ojo, como he dicho y escrito otras veces, esto es un lamento de ricos. Y no, la pasta de dientes no puede volver a meterse en el tubo, por lo que no sé si habrá que especializarse -como ocurre con el cine-, confiar en amigos y blogueros con buen gusto o confiarse a los gatekeepers tradicionales. Pero siempre siendo consciente de que los juicios absolutos (“X es lo mejor que ha parido la TV este año”) resultan cada vez más grotescos. Porque es más que probable que dentro de dos años descubramos una maravilla israelí o una propuesta de un canal minoritario que había volado bajo el radar de los críticos.

Es otro juego. Simplemente. Y ni siquiera el crítico profesional tiene asegurado su puesto en el campo. The Times They Are A-Changin’.

halt__and_catch_fire_s04e02_still

En mi caso, además, el nacimiento del cuarto peque y el aterrizaje en Australia (*) me han quitado tiempo para seguir la actualidad. Mi lista de pendientes incluye Legión 2, The Good Fight 2, The Crown 2, Barry, Babylon Berlin, The Marvelous Mrs Massiel, Sneaky Pete, American Crime Story: Gianni VersaceTwin Peaks, todas las propuestas de la nueva serialidad española y siga usted contando. De otras muchas veo el piloto y, si no me engancha, paso palabra. Otras me gustan, pero me llevan mi tiempo de terminar, como This is Us 2Atlanta 2 o Counterpart. Y, para colmo, hay series pasadas con las que nos estamos poniendo al día, como la divertidísima Brooklyn Nine-Nine o un par de capítulos semanales de la mítica The Twilight Zone.

(*) Como es lógico, he querido catar la ficción aussie. De todo esto sabe más Lorenzo Mejino (la única excepción a la regla), pero he aprovechado para ver la inquietante y emocional Glitch, la aterradora Wolf Creek, la primera temporada de la radical y carcelaria Wentworth o capítulos sueltos de la polémica Romper Stomper (¡y la peli original, con un inaudito Rusell Crowe!), Rake o Review with Myles Barlow, entre otras.

Conclusión: el decalaje (¡cómo estoy hoy con extranjerismos y préstamos lingüísticos, gensanta!) es el estado natural del seriéfilo contemporáneo. Eso o la locura…

the end of the f2

Así que este año, por ejemplo, me resultaría literalmente imposible realizar una lista medio sensata en el ámbito de la comedia. De lo poco que he visto, creo que lo más me ha gustado ha sido la tercera temporada de Rick and Morty, una serie cuya primera temporada me costó mucho entrar, pero que ahora estoy revisitándola tras la surrealista delicia que fue la tercera. Supongo que también subiría al podio cómico, aunque muchas veces te deje una sonrisa helada, el Better Things de Pamela Adlon. Lo que llevo visto de Atlanta me está molando, pero me quedan la mitad de capítulos, por lo que no me atrevo a elevar la voz aún. El resto de comedias que vemos no son de este año.

En consecuencia, quizá pueda tener algo más de fuste una lista de dramas. Los ubicaría en este orden.

Americans finale

  1. La sexta temporada The Americans
  2. La cuarta de Halt and Catch Fire
  3. La primera de The End of the F***ing World
  4. La primera de The Deuce
  5. La primera de Killing Eve
  6. La séptima de Game of Thrones
  7. La primera de Mindhunter
  8. La primera de Manhunt. Unabomber
  9. La cuarta de Black Mirror
  10. La primera de Godless

Entre los actores principales, metería en el podio al inconmensurable Matthew Rhys de The Americans, al James Franco de The Deuce, al Alex Lawther de la genial The End of the F***ing World, el impresionante y trágico sacerdote de Sean Bean en Broken y, cómo no, al magnético Paul Bettany de Manhunt. UnabomberEntre los secundarios subiría a lo más alto al británico Gary Carr, con su garbeo de chuloputas en The Deuce, y le dejaría flanqueado por el Jeff Daniels de Godless, el David Harbour de la fallida Stranger Things, el asombroso Cameron Britton por su parecido con el siniestro Ed Kemper en Mindhunter e, incluso, sí, al pétreo Ed Harris y al histriónico Peter Mullan de Westworld, quizá por ser los más consistentes ante el cambio de código. Bueno, también la melancolía de lo imposible le ha sentado muy bien al trabajo de Lee Pace en Halt and Catch Fire,

En el ámbito femenino el primer puesto no tiene discusión: la versátil Jodie Comer de Killing Eve. Acompañándola pondría a la clásica Lena Headey por Game of Thrones, Maggie Gyllenhaal en The Deuce, la Dakota Fanning de The Alienist, la Kerry Bishé de Halt and Catch Fire y cerrando la lista, por esa horrible forma de fumar, a la Keri Russell de The Americans. Entre las secundarias, la Darlene de The Deuce, la Merrit Wever de Godless o, cómo no, la inolvidable Holly Taylor de The Americans.

Y entre los episodios destacaría los siguientes. Como veis, inserto uno de una serie que no he visto completa, pero que me asomé a la pesadilla nuclear de Frost y Lynch y, la verdad, es toda una experiencia sensorial. Entran un puñado de capítulos de antologías, esa moda que regresa.

spoils of war

  1. “The Great Patriotic War” (6.5., The Americans)
  2. “The Spoils of War” (7.4., Game of Thrones)
  3. “The Commuter” (1.3., Philip K. Dick’s Electric Dreams)
  4. “Who Needs a Guy” (4.7., Halt and Catch Fire)
  5. “Part 8” (3.8., Twin Peaks)
  6. “Metalhead” (4.5., Black Mirror)
  7. “Don’t I Know You” (1.3., Killing Eve)
  8. “Episode 1” (1.1., Broken)
  9. “Pizza Boy” (1.2., Room 104)
  10. “Why Me?” (1.6., The Deuce)

Se aceptan todo tipo de sugerencias para añadir a la ya congestionada lista de series por ver; quizá para finales de 2020 me pueda poner al día con lo mejor de 2018.

También te puede interesar

12 Comentarios

  1. Diego

    Imposible hacer tops, hay que tirar de colegas con gustos similares, y ni aún así, nadie me había aconsejado Brooklyn Nine-Nine y estoy disfrutando con ella cada capítulo. Quería preguntarle por qué el capítulo que más le ha gustado de Black Mirror es Metalhead, recuerdo que me pareció el más simple de todas las temporadas, una persecución humano-máquina, y otra más, ¿guarda registro de todo lo que ve en alguna página, Filmafinnity, Letterboxd, etc?

    Responder
    • AlbertoNahum

      Hola Diego,
      No, la verdad es que no guardo registro de todo lo que veo. Hace años, seis o así, sí que había una página donde iba metiendo lo que veía (creo que era TV Episodes o algo así), pero ya no. Como esto es un hobby, hago lo que puedo.

      Me gustaría escribir de la última temporada de “Black Mirror”. Me gustaron bastante varios capítulos y, honestamente, estuve dudando hasta el último momento si incluir el “USS Callister” o “Metalhead”. Pero opté por el segundo, quizá, precisamente por su sencillez. En una serie que puede resultar tan rocambolesca (y no utilizo ese término como algo malo), me fascinó la sencillez de ese concepto. Quizá por eso lo recuerdo tan vivamente.

      Responder
  2. Flames

    Poco más que decir… o demasiadas cosas por decir… si acaso hacer mención que HALT CATCH AND FIRE y THE AMERICANS supusieron el final de la serie y ambas con una gran carga emocional y nostálgica…. y otras en cambio están empezando.

    En ese sentido, de series que empiezan (y por mencionar algo que no has visto todavía) destacaría BABYLON BERLIN; para mí ha sido uno de los grandes descubrimientos de este año. Creo que están construyendo una serie de unas 5 temporadas memorable, que sólo ha empezado. Las que mencionas y que he visto, también las he disfrutado mucho.

    Pero como comentario personal diría que la semana pasada vi THE HONOURABLE WOMAN; ya sé que no es de este año, pero creo que ha pasado desapercibida: serie de la BBC de 8 capítulos de espionaje. Y este año descubrí también OFICINA DE INFILTRADOS, de espionaje también pero francesa, que va por su 3ª temporada. Memorables ambas.

    Añado que este año he visto BOSCH 3 y GOLIATH 2… un par de series “policiacas” o “negras” en Los Ángeles. Titus Welliver y Billy Bob Thornton en acción. Muy recomendables.

    Responder
    • AlbertoNahum

      Mira, de The Honourable Woman vimos dos capítulos hace ¿dos? años, cuando la estrenaron, pero no seguimos. Es uno de esos ejemplos de una serie que te gusta, pero que sigues porque se cruzan otras. Ahora estamos más en el “me apasiona” o “hay que verla porque es importante” para quedarnos enganchados. Por cierto, pensaba que THW era de Sundance, no de BBC. Acabo de comprobar que era de las dos.

      De las otras, pues lo mismo. Me ha gustado lo que he leído de Bosch (las novelas, quiero decir) y me gustó mucho el piloto de Goliath, pero no da la vida.

      Ah, sí que ya he terminado “Atlanta 2” y, como me esperaba, ha habido capítulos sublimes. Por ejemplo, si hiciera hoy la lista metería el “Teddy Perkins” en el top3 de capítulos dramáticos…

      Responder
  3. poliptoton

    Como hater de “The Marvelous Mrs. Maisel”, yo solo vengo a decir que ojalá hubiésemos tenido “The Marvelous Massiel”, como has escrito tú 🙂

    Hala, ya me voy.

    Responder
  4. Flames

    Pues le daré un voto de confianza a ATLANTA…….. Me había estancado en el primer capítulo casi sin darle una verdadera oportunidad….

    Responder
    • AlbertoNahum

      ¡¡Por fin!! Por cierto, gracias a su discurso de aceptación he descubierto que su novia o mujer es Keri Russell. ¿Eso lo sabía todo el mundo? No me interesa mucho la prensa rosa, pero me extraña que no me hubiera enterado antes de este amor que pasa de la ficción a la realidad…

      Responder
  5. Flames

    Yo también me he enterado ahora. Y tampoco me interesa mucho la prensa del corazón, pero me parece enternecedor que su pareja sea Keri Russell con la que ha mantenido un “duelo” de pareja que ha trascendido la trama del espionaje; su relación como pareja, padres, espías, amigos, vecinos, ciudadanos …. ha conseguido que la tensión y la trama nos llegara muy dentro.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  La segunda temporada de 'Atlanta' y la risa del avestruz - Diamantes en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *