, archivado en Artículos, Fargo, Hannibal ,

film-vs-tv-alberto-01 (recortes) - Copy

Este otoño, por fin, verá la luz un libro académico que coordino con María J. Ortiz, sobre las relaciones estéticas, temáticas y narrativas entre la pequeña y la gran pantalla. Se titulará Cine y series: la promiscuidad infinita y lo editará Comunicación Social, que ya cuenta con un interesante catálogo de volúmenes en torno a la comunicación. Nos ha tomado un poco más de tiempo de lo previsto, básicamente, por la dificultad que han supuesto las traducciones de los textos de profesores extranjeros que contribuyen. Un vistazo al índice (aquí) permite hacerse cargo del alcance y variedad del proyecto. La heterogeneidad, desde luego, es una de las virtudes del libro. Pero ya habrá tiempo de comentarlo más en detalle cuando aterrice en las librerías.

De momento, con permiso de la editorial, aquí dejo mi capítulo. Proviene, como casi todo el libro, de un suculento Congreso allá por noviembre de 2015. Mi argumentación básica es la de explorar las semejanzas y diferencias entre el cine y la televisión desde el punto de vista narrativo, poniendo especial énfasis en las “derivaciones diegéticas”: adaptaciones, remakes, secuelas, precuelas… Es decir, ¿qué particularidad define las relaciones entre el cine y la televisión cuando el material narrativo del que parten es, en esencia, el mismo?

film-vs-tv-alberto-01 (recortes)

Cuando presenté aquella ponencia tenía muy frescas dos series, ahora concluidas, que están entre lo más refrescante y vibrante de esta década televisiva: Hannibal y Fargo. Precisamente por ser relatos que se encuentran en las antípodas estéticas (¡y morales!), el análisis de un caso complementa al otro. Eso he intentado, al menos.

As usual, aquí o aquí se puede acceder al artículo completo.

Relato_filmico_frente_a_relato_serial_lo-01

También te puede interesar

2 Comentarios

  1. Flames

    Gran tema. E inmejorables ejemplos para tratar las diferencias entre Cine y Televisión.

    Respecto a la opinión que me merecen esas series y películas (FARGO Y HANNIBAL)….. me apasionan… excepto la serie HANNIBAL. No me llegó, no me gustó, me pareció excesivamente pretenciosa. Y vacía.

    El sábado estuve hablando con un amigo sobre CINE, e intenté hablar de SERIES y no llegué a hacerlo. No las ve, y me di cuenta de lo diferentes que pueden llegar a ser ambos medios. Más de lo que pensaba.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Cine y series. La promiscuidad infinita (nuevo libro) - Diamantes en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *