, archivado en Community, Parks and Recreation

Los finales me persiguen aunque adopte una postura zen. Con las pestañas quemadas de corregir ensayos, el calendario seriéfilo se ha vuelto más exigente que un ni-ni con ansias de gobierno. Esta época es nuestro Tourmalet y yo, como que me cagüen los pedales.

Con calma, amicis. Haremos cumbre. House en breve.

Comencemos con la tristeza: los viernes son menos viernes sin Greendale y Pawnee. La noche adquiría un tono de preludio festivo con la última macarrada estilística parida por Harmon o con la enésima correría libertaria de Ron Swanson y cía. Las dos mejores comedias. Apoyabas la almohada en la cama con la sensación del deber cumplido y sabiendo que, de rondón, te habías regalado un masaje intelectual para bajar la semana. Los lunes son droga dura: navajazos en Poniente, asfixias en Seattle y bragueteos ebrios en Madhattan; en los viernes el trippi es de psicodelia naif (Community) o de setas alucinógenas regadas con biosolán (Parks and Recreation).

Ahora los viernes vuelven a regatear el vacío. Sniff.

(Fuente: Amazon)

Primero se nos despidió Parks and Recreation, una de esas pocas series que te hace querer ser mejor persona. Las andanzas lideradas por la infatigable Leslie asemejan una canción de pop clásico: ligeras, rítmicas, amables y al pie. Cada capítulo es un mecanismo muy medido -a ratos, perfecto- que concilia el avance narrativo -el gran arco argumental han sido las elecciones en Pawnee-, la complejidad dramática en los personajes -¡fuera estereotipos!-, la comedia disparatada y una ternura romántica que le permite mirar a la competencia cómica desde un peldaño superior. Y no solo me refiero a los amores entre Leslie y Ben, un ejemplo de cómo una relación madura -normal- puede ser extremadamente divertida. No. También están los momentos sublimes –sublimes, sublimes– de Andy y April o, incluso, la ternura amistosa de un Ron, con ese paternalismo desganado.

Y, aún así, Parks and Recreation no es perfecta. Los borrones migran de año en año: hoy Chris ha embridado sus obsesiones ególatras y ortoréxicas, lo que está bien, pero a cambio la relación entre Tom y Ann ha sido pesadica, repetitiva y sin puñetera gracia. Ahí le falta el equilibrio de personajes de un Friends o un Seinfeld. Quizá por ellos -y por dos o tres capítulos con premisas sin demasiada pegada– esta temporada no ha alcanzado el nivel de la tercera.

No pasa nada: Parks and Rec ha exhibido una fortaleza que da para rato. Hay muchas líneas abiertas muy prometedoras desde el punto de vista cómico y narrativo (¿Washington? ¿alcaldía? ¿paternidades?). Y, si no, que pongan a Andy a hacer imitaciones de películas durante un par de capítulos mientras les llega a los creadores la inspiración.

(Fuente: nbc.com)

En el oasis opuesto abreva Community, la propuesta más vanguardista de la televisión contemporánea. Un doble mortal continuo que ha hecho de la reinvención su modo de vida. Como escribe Soller Seitz, no hay un show más ambicioso. Esto no quiere decir que sea el mejor -que no lo es-, pero sí quien más arriesga, el que más empuja sus límites. Aquí solo cabe la enumeración: introducción musical (3.1.) flirteos noir (3.3.), siete puntos de vista sobre una misma historia (3.4.), un futbolín anime (3.9.), parodias despellajando a Glee (3.10.), emulaciones del documentalismo expositivo de Ken Burns (3.14.), un fascinante juego actoral y de identidades en el Drematorium (3.16.), un homenaje a Ley y Orden (3.17.), otra vuelta de tuerca a los falsos-clips (3.19.) o un macabro juego de animación en 8 bits (3.20.).

¿Alguien da más? Sus episodios “normales” son sosetes, faltos de tensión y chispa. Y a Chang podrían deportarlo. Ahora bien, cuando tocan la tecla de la originalidad resultan invencibles. “Cool, cool, cool”:

Como hemos repetido otras veces, la grandeza de Community terminará dándole sepultura. Su genialidad es su techo. De momento, la patada a su creador la deja en jaque, con bastante peste a mate. Porque Community se ha afanado en buscar un humor para los más listos de la clase; y el elitismo, además de tener mala prensa en esta sociedad que iguala el talento por abajo, se lleva a guantazos con las audiencias. Y, por lo visto, también con los jefes.

¿No fue cojonudo mientras duró?

También te puede interesar

15 Comentarios

  1. luisl

    Le falto un poco para igualar a la 3ra temporada pero igual fue grandiosa Parks. Ahora tengo miedo de la 5ta, espero que no dividan mucho las tramas con Leslie por una parte y el equipo de Parks por el otro.

    Responder
  2. Javier Meléndez Martín

    Community era una asignatura pendiente. Recientemente acabé de ver las dos primeras temporadas. Como espectador me parece sublime cómo parodian distintos géneros; como guionista, sentí una terrible envidia: estamos a años luz de planteamientos similares.

    Responder
  3. mackey

    Sí que ha sido un poco más flojita la temporada de P&R, pero nos ha vuelto a dejar momentos memorables. La interminable entrada de Leslie y cía. al palacio de hielo, con esa horrible canción electoral en bucle, es de carcajada con lagrimilla. Ron cada día se hace querer más con su particular forma de repartir cariño y el continuo ensañamiento contra el pobre Jerry provoca chistes divertidísimos. Una pena que la hayan cagado tanto con lo de Ann y Tom. Se ve que hay personajes con los que no saben qué hacer.

    En cuanto a Community, es difícil sacarle alguna pega. Se crítica su excesiva irregularidad, pero a mí cada capítulo me parece una genialidad. Pueden estar más o menos acertados en sus parodias, pero la extrapolación al universo Greendaliano de una temática concreta casi siempre roza la perfección o al menos aporta ingeniosas reflexiones y desternillantes diálogos cruzados a la velocidad de la luz. Vamos, que yo nunca me aburro con Community. Sobre todos los capítulos ha sobresalido ese maravilloso homenaje a los videojuegos en 8 bits, simplemente apoteósico, a la altura del primer paintball que nos dejo a todos con la boca abierta.

    Responder
  4. Addison

    Si hay justicia en el mundo, cuando Community sea cancelada después de 13 episodios, será rescatada por algún DirectTV o similar. Con Harmon. Será un signo de que aún hay esperanza.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Diamantes en serie
  2.  breaking_bad
  3.  Alberto N. García
  4.  Javier Meléndez
  5.  Lledó Horne
  6.  JM
  7.  Bitacoras.com
  8.  gentedigital
  9.  Mis Emmy 2011-12 (I) | Diamantes en serie
  10.  Mis Emmy 2011-12 (II) | Diamantes en serie
  11.  Mis Emmy 2011-12 (y III) | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *