, archivado en Justified, Outcasts, Skins, The Chicago Code ,

Parece que no se puede competir con Nueva York y Los Ángeles. De cuando anduve por Washington me quedó este repaso, pero las Bytheway lo hacen mejor, casi en tiempo real.

Pero sí, se puede competir: hay otras ciudades que pugnan por hacerse un hueco. Y son de esta midseason:

Chicago (en The Chicago Code)
Ha sido, junto con la malograda Lone Star, el piloto más prometedor de una serie en abierto esta temporada. Incluso más: junto con la trágica Lights Out, el mejor estreno del invierno. Shawn Ryan ha sabido contar mucho exprimiendo todos los resortes narrativos: elipsis, condensación, voz en off, flashback… incluído ese último, truncado, que supuso todo un alarde de originalidad. Personajes con fuerza, que esquivan los tópicos, secuencias de acción pegadas al pie, sorprendentes giros de guión, el retrato de todas las capas de una ciudad corrupta y un villano reconocible y poderoso. Los actores están estupendos y me huele que Jennifer Beals dará mucho que hablar. ¿Y Chicago? Uno de los grandes atractivos -en fondo y forma- es haber rodado en escenarios reales para sacar tajada de uno de los skylines más impresionantes del orbe. No me extraña que Chicago sepa cómo devolver el golpe…

Harlan County (en Justified)
Literalmente: los negocios en Harlan han vuelto donde los dejamos. Así, sin anestesia. Ahora que el ambiente es conocido y sabemos que los tipos duros no bailan, el debut de la segunda temporada de Justified se bebe de un periquete. El espectador está ganado. Algo de trama de fondo y tipos bastante insanos rondando como villanos de opereta. Menos Boyd Crowder, que ése sí va en serio. Tiroteos, pizca de humor, frases contundentes, pellizco picante y una ciudad minera donde se estila el western. Parece que Raylan Givens tendrá mucho trabajo en Harlan.

Carpathia (en Outcasts)
No es una ciudad, sino un planeta: Carpathia. Bautizado así en honor a aquel barco que rescató a los supervivientes del Titanic. De hecho, Outcasts también navega un poco a la deriva. El primer episodio ha sido exigente, difícil, casi hermético. Se funda un mundo futurista con mucha personalidad, áspero, gris; hay melancólicas conversaciones con las naves en órbita y el mundo que se extinguió. Pero uno no termina de ubicar las piezas del tablero y, sobre todo, el conflicto de fondo. El piloto es lento, misterioso, con extraños latigazos de acción. Y, por si fuera poco, los creadores hacen esa cosa tan Hitchcock de pegarnos un disparo en el corazón de las expectativas. Toma ya. It’s not TV; it’s BBC. Ni distopía ni leches: Outcasts será de culto… o no será.

Bristol (en Skins)
Abandonado -por desidia y aburrimiento- el calco de la MTV, abrí barra en la nueva generación british. Mmm. Mmm. No sé, no sé. De momento, resulta todo más deslavazado: no hay grupo. La libertad estética sigue labrando momentos intensos (ese delicioso cine casero de Frankie), pero el relato no termina de convencer. Le falta unidad. El episodio de Rich se hizo bastante pesadico y la insoportable Mini daba vergüenza ajena con lo del desfile; eso sí, ¡qué dañada está la muñeca! Desde luego, Skins no se ha permitido un arranque festivo, como otras generaciones. Esta vez el abono a la tristeza, la incompresión y la depresión va de serie en cada personaje. Y eso sí que pinta un escenario nuevo en Bristol.

———-
Cortesías (Hablando de series y Serieína con el final de Friday Night Lights)

También te puede interesar

8 Comentarios

  1. MacGuffin

    Mucho debe cambiar a partir del 3º capítulo Outcasts, porque me da que no será :). Yo ya tenía serios problemas con Survivors, otra postapocalíptica de la BBC, sobre todo con sus personajes, y esos problemas se repiten en Outcasts. Veremos cómo sigue.

    Responder
  2. satrian

    Como rockero de pro me gustó el episodio de Rich, Outcasts me presentó tantas dudas como cosas interesantes, así que no se si me convencerá o no, Justified sigue encantándome como el primer día, el primer capítulo magistral, como me gustan los diálogos de esta serie, y The Chicago Code me ha devuelto las esperanzas en esta Midseason junto a Lights Out, esperemos a un gran Shawn Ryan.

    Responder
  3. Juan Luis

    Outcast no sé si me gusta o no todavía. Sigo disfrutando con Justified. Estoy a la espera de tener hueco para Lights Out y la nueva serie de Itv, Marchland (creo q así se llama). Saludos.

    Responder
  4. Labekoa

    Como ya he comentado en algun otro blog, la localizacion de una serie es un punto importante para mi. Tengo que reconocer que Justified ya me gano cuando se hablo de que la iban a situar en Kentucky por mucho que la rueden en Pennsylvania. En otros casos es al reves, no puedo evitar el tener mono de visitar Alburquerque gracias o por culpa de nuestra amada BBad.Me trague The Beast independientemente de que fuera buena o mala, porque se desarrollaba en mi recien visitada entonces Chicago. Y asi me ha sucedido con muchas otras mas. No sere quien diga que NY o LA no son perfectas para el desarrollo de una serie o que Miami no es ideal con sus atardeceres y su magnifico Skyline, pero ya es hora de que cambien de escenario, sino cualquier dia Castle se acabara chocando al entrar en la comisaria con el Frank Reagan de Blue Bloods y sera todo muy muy raro.Para cuando una serie en Tennessee ??, Nashville mola muuuuucho.

    Responder
  5. JM

    El piloto de The Chicago Code tuvo músculo. Shawn Ryan pilota el invento, a ver si esta vez también estamos de enhorabuena ;>El flashback truncado fue original y efectivo, lanzando expectativas al carajo; me sorprendió (me encanta que me sorprendan).Lemanski, Gardocki, Wagenbach y ahora Wysocki… Nada, solo quería señalarlo.¡Saludos!

    Responder
  6. Brian Edward Hyde

    Bristol apenas tiene relevancia en Misfits, por ejemplo, y no demasiada en las dos primeras generaciones de Skins. Este verano viví un mes allí, y en la quinta temporada he descubierto sitios donde yo estuve a tutiplén, en el centro mismo: parques, tiendas, el garito de música (A todo esto, está maqueado; en realidad no es sólo de metal, sino de vinilos). Bristol es la ciudad adecuada para dar con los sueños en una acera 🙂

    Responder
  7. José B.

    ¿No te gusta la nueva generación de Skins? A mí me encantó el primer episodio y el tercero, el segundo lo odié pero los perdono porque intentaron variar. Con respecto a que no haya unidad en el grupo, justo esa era la intención de los creadores: salirse de la rutina de las dos generaciones anteriores. Saludos.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  La verdad del hijo pródigo | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *