, archivado en Shameless, Shameless US, Skins, Skins US ,

El arreón de remakes que la televisión americana ha lanzado este invierno está suscitando un efecto curioso. Quienes han visto los originales, reniegan de las nuevas versiones. Sin embargo, los que conocíamos Shameless y Skins (y, supongo, Being Human) andamos horrorizados; bueno, hoy no se anda, se tuitea. OK. Pero el resumen coincide: ambas son un soberano coñazo.

 

 

Lo que ocurre es que mucha gente ha visto Skins y muy poca Shameless, por eso las críticas oscilan tanto entre una y otra. Y mientras que la primera ha soportado escupitajos de todo tipo, la de Showtime concita simpatías. Leo gente de indudable buen gusto emocionada con los Gallagher yanquis. 

Para mí, hasta el momento, los tres asaltos de Shameless US son una burda fotocopia. Las diferencias son nimias: tramas idénticas (cambie Calais por Canadá), mismos personajes (ponga negra por blanca), espejo de conflictos y, por lo que escriben, hasta giros lingüísticos british en medio de Chicago (mi nivel de inglés no alcanza esas sutilezas). No es que la Shameless británica me pareciera una obra maestra, pero sí que tenía una extravagancia, mucha mala leche y un “humanismo obrero” -ya me entienden- que la convertía en un fenómeno subversivo, que jugaba a tocar las narices. Y esto es como las ofensas: provoca quien puede, no quien quiere. Hay que provocar con estilo, pero sobre todo hay que tener estilo para provocar.

 

De eso es de lo que carece el Shameless US, de estilo. William H. Macy, se pongan como se pongan, no pega ni con cola como papá borracho. Algunos de los hijos son demasiado bonitos, limpios, como para pasar por clase baja (solo salvaría a Lip). Y ni siquiera la noción de “estado asistencial” tiene el mismo sentido -ni las mismas consecuencias- en USA y Gran Bretaña. Y Shameless va de eso, precisamente. En la nueva propuesta, la ambientación es como la de un celofán que han intentado avejentar, como una niña pija que un día se hace pasar por pordiosera. Así queda Shameless US: como una impostura. Sin tensión, sin personalidad, puro atrezzo.

 

En el caso de Skins US más de lo mismo. La MTV apuesta por las pieles de los personajes, pero ni siquiera en eso acierta. Lo que convertía a Tony en un manipulador irresistible, más allá de su moralidad, era el rostro taimado de Nicholas Hoult. Un cabronazo con clase, orgulloso de serlo. En la versión americana, el problema de cásting asoma desde el cartel. Cassie, la pobre, ha quedado hecho un guiñapo,despojada de esa fascinación naive tan cautivadora; Effy tiene de mujer fatal (es feíca la pobre, sí) lo que yo de banquero; y así con todos. Quizá, la única variación interesante es, precisamente, donde se han atrevido a despegarse del referente: Maxxie ha dado paso a Tea, un carácter tan arrollador como enigmático. El resto, un calco, calco. Una filfa que, al quedar deslocalizada, produce varios momentos de vergüenza ajena. ¡Y saber que estos chavales compiten con la quinta temporada británica que se estrena en unas horas!:
Volvamos al “efecto curioso” con el que abría el post. Lo tradicional es condenar los remakes porque demuestran una falta de ideas y bla, bla. Cierto es. Pero pintemos matices. Nunca he terminado de engancharme a la versión americana de The Office porque me parecía menor, más modosita, que la insuperable acidez de Gervais y Merchant. ¡Si hasta prefiero a Gareth Keenan antes que a Dwight! Y, sin embargo, el éxito de la oficina de Steve Carrell ha sido extraordinario. La trepidante intriga de la atrevida State of Play deja en pañales el remedo cinematográfico de hace un par de años.. pero casi todo el mundo la vio y flipó con el intenso Russell Crowe. Quizá hasta la versión israelí (Be Tipul) sea superior a la prodigiosa In Treament

 

Trasládenlo al cine: REC, Abre los ojos, Celda 211, por citar solo las españolas. Hay cientos. Nada nuevo: unas historias siempre han nacido de otras. La metamorfosis de los formatos (del libro al teatro, del teatro al cine, del cine a la tele) está dejando paso a la metamorfosis de los mercados: del español al americano, del británico al estadounidense. Y, al parecer, si uno desconoce el original puede disfrutar como un enano de la copia. Ay, que se nos tambalea el mito de la originalidad.

 

Por eso sería muy interesante recorrer el trayecto inverso: algún enamorado de la versión americana que, tras la primera temporada, se diera una vuelta por los Gallagher ingleses. No tengo todas conmigo acerca de quién ganaría esa carrera. Porque, por lo visto, la clave está en llegar el primero: no a la línea de meta, sino a la de salida.

También te puede interesar

22 Comentarios

  1. satrian

    Yo como no he visto la Shameless británica estoy viendo la estadounidense sin muchas dudas, que William H. Macy y Emmy Rossum son dos de mis debilidades, aunque está perdiendo "punch" con los episodios, pero prometido que veré la británica.Con Being Human y Skins no he hecho ni el esfuerzo de comenzar a verlas, porque como te ha pasado a tí con Shameless me ocurriría a mí con las otras dos, las comparaciones son odiosas, pero en este caso casi siempre pierde la versión yanqui, eso sí me costaría creerme que la serie israelí Be Tipul fuera mejor que In Treatment.

    Responder
  2. Alex

    Shameless US nos ha enseñado que en Estados Unidos ser pobre es tener un portátil Sony en vez de un Apple.Aunque con lo de William H. Macy no estoy muy de acuerdo. No es que no pegue ni con cola, si no que, como la serie, se limita a realizar una interpretación fotocopiada a la de David Threlfal sin aportar ningún matiz diferente. Y claro, en este caso se cumple a la perfección lo de que "las comparaciones son odiosas".

    Responder
  3. Jaina

    Con el tema de Cassie/Cadie no tengo tan claro de si se trata del mismo personaje, así que prefiero no comparar porque está claro quién gana por goleada y quién peca de ingenuo por creer que va a haber otra Cassie. Me da que han tirado por un retrato mucho más oscuro, de enferma mental que no crea ninguna empatía (la sonrisa de Cassie te hacia olvidar los problemas del personaje). Habrá que ver.El principal problema es que las actuaciones se me caen por todos lados. Vale que no tengan experiencia, pero es que los brit tampoco y mira lo que eran capaces de conseguir. Y sí, coincido acerca del nuevo Tony. Si ese éste es el supuesto 'igual' de Tea, apaga y vámonos. Voy a seguir viendo hasta el último episodio a ver cómo va la cosa. De lo poco positivo me quedo con Tea (aunque creo que su episodio no consigue explicar bien del todo al personaje) y Michelle a la que sí veo más bitch que la original.De Being Human, mejor no hablo. Que sólo vi el primero y ya me sangraban los ojos jaja!

    Responder
  4. seriéfilo

    !que interesante Nahum! la verdad es que desconozco si es por el nivel de calidad o por la factura, me parece tan innecesario hacer copias, que no adaptaciones de series con acento americano…

    Responder
  5. fasensio

    Yo que he visto las dos, tanto Shameless como Skins, en la versión británica tenía curiosidad por acercarme a las versiones yankis. Pero por lo que se ha dicho hasta ahora, parece que no merece la pena dedicarles tiempo.Si la cosa cambia, háganlo saber, por favor.

    Responder
  6. OsKar108

    Yo soy de los que ha empezado a ver Shameless US sin haber visto antes la original (precisamente ha sido por eso, me daba perezaca empezar con las ya 8 temporadas de la versión Inglesa, que la tenía apuntada, hasta que me enteré del remake USA), y me está gustando, la verdad.Normalmente me dan hasta un poquito de rabia cuando hacen remakes americanizados tan cercanos en el tiempo, y especialmente los que vienen de Inglaterra, en los que ni siquiera tienen la excusa del idioma, pero en este caso he aprovechado.¡Saludos!

    Responder
  7. Yorch

    Muy interesante lo que comentas de que lo primordial es llegar antes al puesto de salida.Siempre he sido reacio (con la excepción de The Office) a ver adaptaciones o copias y creo que con las series que comentas seguiré igual.Lo que sí me da un poco de pena es que Shameless USA se "coma" las posibilidades de echarle un vistazo a la británica. Como ya he comentado en otras ocasiones, siempre he visto a Shameless muy UK, por eso no la veía muy adaptable a la realidad americana.Saludos.

    Responder
  8. manganxet

    Con Skins USA al final he visto un solo episodio y ya he tenido bastante… me hubiera gustado más que los mismos personajes hubieran tenido tramas totalmente diferentes, o una nueva generación americana… pero no, tenían que hacer "eso".

    Responder
  9. Prax

    Yo he visto las 4 primeras temporadas de Shameless UK y lo cierto es que a mí la versión USA me gusta. Pese a lo fotocopiado de sus tramas, se aprecia el intento de introducir sutilezas que no incluía la versión original: la nueva cabecera (que es una genialidad), tía Ginger esnifando cocaína, Fiona y Tony teniendo sexo en el coche patrulla…(SPOILERS DE LA SHAMELESS ORIGINAL)No suelo ser amigo de los remakes, pero el de Shameless lo enfoqué de manera diferente: en la versión original, se pierde el pilar que hasta ahora había soportado la serie ¡en la segunda temporada! es decir, el personaje de Fiona. A partir de ahí, un baile de personajes muy prematuro y a destiempo: Kev y Verónica, Lip, Sheila…Los personajes en USA son más bonitos, sí, y contrastan con lo mugrientos y destartalados que eran en UK, por eso puede resultar tan difícil identificarlos como realmente genuinos. Pero el casting es muy acertado: El nuevo Lip tiene cara de genio, la nueva Fiona transmite mucho más que la anterior (Fiona macarra vs Fiona más frágil) y qué decir de Joan Cusack, que ha tenido un par de momentazos más que dignos de la gran Sheila Jackson original.A mí me está gustando mucho.

    Responder
  10. Kirkis

    Shameless UK es una completa maravilla en las 4 primeras temporadas. La versión americana no le llega por mucha fotocopia que sea. Y si, flipo como H Macy porque me encanta como actor pero joder… Frank Gallagher solo hay uno.

    Responder
  11. Alex

    La versión americana de Skins no me gustó… le falta el toque de la original… Que levanto la mano quien echó de menos a Cassei y sus !Wov!

    Responder
  12. juan

    Tienes razón al decir que U.S.A. se queda sin ideas,pero solo es la cara de una moneda,en el reverso nos encontramos cosas como Black Swan o Winter´s Bone,(por poner ejemplos recientes), y entonces uno se da cuenta de que cuando son buenos,son los mejores.La pena es que cada vez es más dificil encontrar restos de genialidad.

    Responder
  13. Brian Edward Hyde

    Me parece vergonzoso que copien estas series maravillosas y las castren, las coarten en pro de su moral anticuada y ridícula. Es el caso de Skins, donde no dirán tacos, no habrá desnudos y otras cosas. Eso no es Skins, eso es Dawson crece…Y con el resto de remakes, igual, pero lo de Skins me ha parecido flagrante. Skins sin Cassie, sin Maxxie; más allá de lo vergonzosamente innecesario de versionarla: el acento Britidh es lo único que los separaba, y la idiosincrasia inglesa es mucho más interesante que la manida y trasnochada moral americana.

    Responder
  14. Javier Melendez

    Estoy de acuerdo Nahum: "Nada nuevo: unas historias siempre han nacido de otras".El 99 por ciento de las historias remiten a otras historias. Lo que debería ser distinto es la visión particular del guionista y/o director que se enfrenta a la enésima revisión de chico conoce chica o poli busca al malo. Hablando de series… Conozco a personas que prefieren las versiones USA de las series británicas porque los protagonistas son más atractivos… ¡Hay de todo!

    Responder
  15. Gilshaq

    jope, yo he empezado Shameless sin haber visto la de UK, y la verdad es que me gusta bastante, no entiendo esa mania de martirizar series solo por ser un remake, ojo, que hablo sin ver la original, pero aun asi, me parece que la hija mayor (no recuerdo el nombre) lo hace genial, si la cancelan o pasa algo raro me pondre con la UK, pero mientras tanto sigo con la american version, que de momento entretiene.

    Responder
  16. Anonymous

    Yo tamibién he comenzado a ver Shameless US sin haber visto la británica y me encanta… Es más, cuando terminé de ver el cuarto capítulo que me parece fabuloso, como leí este post me fui corriendo a ver el primer capítulo del británico y fíjate que no me gustó nada nada… y es raro porque Skins UK me parece un obra maestra y la de US malísima, y Being Human también veo la de UK… pero con Shameless es distinto… No sé si será que como las historias son exactamente iguales al volverla ver repetidas no suele gustar menos la segunda opción. A mi me suele pasar con los pre-pilotos que suelen ser actores diferentes (algunos) y eso molesta.Pero Shameless US está buenísima… sin duda alguna! Lo siento, pero es que el cuarto capítulo ha sido genial!Un saludo!

    Responder
  17. Nahum

    Anónimo, acaba de confirmar mi tesis de cabo a rabo: la originalidad, para el que llega primero al espectador…

    Responder
  18. Ibon

    Empecé a ver hace un mes Shameless UK y acabé la primera temporada. Entre ayer y hoy me he visto los cuatro capítulos de Shameless US, y tengo que decir, que me gusta mucho más la nueva versión. ¿Por qué? Quizá sea que algunos no lo recordéis pero la versión UK tiene bastantes incoherencias que me sacaban rápidamente del argumento. Incoherencias que han sido arregladas en la versión USA.Saludos.

    Responder
  19. Antara

    Gran frase final del post. Yo estoy encantada con Shameless y prefiero seguir viviendo en la ignorancia en cuanto a la versión UK se refiere, pues no me lo quiero estropear. Luego la veré, claro, y no sé cuál sera el resultado. Lo que sé es que adoro a estos actores y no quiero compararles con nadie, de momento.Skins USA, fatal, sobre todo por Tea. Pero es que ahí sí me tocan directamente y ya no pude más…

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Marina Pereda
  2.  Pilotando el otoño | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *