, archivado en Sons of Anarchy

El final de la tercera temporada de Sons of Anarchy me dejó tan perplejo que, en esta ocasión, en lugar de hilar un discurso, soltaré las ideas de forma aislada. En bruto. Porque son muchas las que me surgen… ¡y muy contradictorias!
(Habrá espoilers, mogollón de espoilers)

-A los más fans les recuerdo que existe el gris, el notable, el 7. La cosa no funciona con un “o me encanta la serie o la detesto”. Por eso un notable para SoA: me decepciona este curso precisamente porque la primera entrega, insuperable, la catalogué de sobresaliente.

-Reitero lo dicho tras el 3.8.: Sons of Anarchy ha mantenido los mismos defectos que la segunda temporada. Entonces pensaba, como es lógico, que los tipos duros tienen que hablar menos y pegar más. Sí es cierto que cuando aterrizaron en Belfast la trama, por fin, arrancó. De cuajo. Con mucha fuerza, además. Y la sangre llegó al río a borbotones.
-Por eso, a excepción del electrizante final, el mejor capítulo ha sido “Firinne” (3.10.), donde la imaginería visual de Sutter encajaba. La tortura “medieval” a Liam, el beso del “padrino” Clay a Mcgee o, incluso, en un capítulo posterior, la poética representación de la muerte de los padres adoptivos de Abel, tan The Shield.

-No es que sea sádico y quiera sangre. Al contrario, soy sensible con la violencia extrema y me molesta cuando resulta gratuita. Pero es que una serie así, con un relato donde los protagonistas danzan día sí día también con la muerte, no puede luego enfundarse en guante de seda. Reclama violencia. De la dura. Por eso el último tercio de la temporada sí ha dado la talla… aunque también ha tenido un par de problemas.

-El primero de ellos ha sido de escritura. Amén de que la explosión del conflicto de fondo (Jimmy O, Abel) se dilatará tanto, no había capítulo que no me revolviera en el sofá por algún detalle gratuito, poco creíble, torpe.

-Algunos ejemplos que chirrían, entre los muchos posibles: la facilidad, casi colonial, con la que sortean a la policía de Belfast (un cuerpo curtido nada menos que en antiterrorismo salvaje) (3.8.); la nula incidencia del súpersecreto que no se podía contar (que John Teller había tenido una hija en Belfast), puesto que Jax y Trinity lo aceptan con una deportividad pasmosa, como a quien le hablan de un nuevo fichaje de Mourinho (3.10.); la estupidez de Tara que, tras acuchillar a la novia de Salazar, acepta irse con ellos en el coche (3.11.); lo tontos que son los esbirros rusos para no detectar el dinero falso (algo que su jefe, obviamente, nota en el minuto uno) (3.13.).  

-Actualización. Valentina apunta en los comentarios una torpeza de guión que, con las prisas, olvidé comentar. Tras mover Roma con Belfast para recuperar a su hijo, Jax decide que no sería un buen padre y renuncia a Abel (3.11.). ¡Hombre, para ese viaje no hacían falta estas alforjas!

-En todo caso, en cuanto a escritura, el mayor defecto me ha parecido el personaje de la agente Stahl. Ha acabado convertido en pura parodia, en bruja mala de Disney reubicada en Charming. ¡Qué forzada y qué flojita estuvo su “boda” del penúltimo día! El antagonismo también debería tener un precio, ejem.

 

-El segundo gran problema tiene que ver con la dirección. Muchas escenas de peleas siguen apareciendo como colegiales. La clásica estampa de los cuatro o cinco integrantes de SAMCRO corriendo tras alguien como pollos sin cabeza, la falta de épica cuando llegaban las bofetadas, la forma de coger la pistola, como si fuera una salchicha ardiendo, de tipos duros como Bobby… Eso contrasta con otros momentos soberbios y desluce el conjunto. 

-Quizá Kurt Sutter debería dirigir más episodios. El último era impecable visualmente. Volveremos a esa maravilla en el último párrafo; de momento, el rugido del tráiler:

-El cameo de Stephen King (3.3.) estuvo muy conseguido, muy acorde con el universo macabro del escritor.

-Al repensar las tres temporadas, tengo claro que el personaje mejor dibujado de todos, el más consecuente y sólido, ha sido Unser. No le he pillado en ningún renuncio aún. Tiene códigos y está de vuelta, ama a Gemma secretamente pero la sabe un sueño imposible, es un buen tipo aunque se deje corromper… Además, Dayton Callie es un grandísimo actor. Me conmovió ese gesto de dejar la placa en el despacho antes de ir a deshonrarla; me emocionaron esas miradas finales, de compasión, hacia la pérfida Stahl.

-A pesar de los sinsabores, de los sentimientos encontrados en la tercera temporada, admito que el episodio final ha sido bárbaro. Como ocurrió en la segunda temporada con “Na Trioblodi”, el final se ha revelado brutal, tan espectacular como emocionante. Y, lo que no es tan fácil, con un cierre dramático y narrativo.

-Esperad, que salto sin red: los quince últimos minutos me parecen poderosísimos, de lo más potente que he visto en mucho tiempo, quizá lo más sobrecogedor desde el final de Breaking Bad. Un serio candidato para entrar en mis finales de temporada favoritos

-Esa capacidad de Sutter para crear secuencias épicas, ahora sí, nada gratuitas, con un efectismo necesario. Imágenes que, en lugar de verse, se clavan. La machacona versión del Hey Hey My My de Neil Young, el melancólico ajuste de cuentas de Chibs, la humanidad de Unser, la herida de Opie que, por fin, cicatriza, las carcajadas de todo el equipo tras saber que su trampa ha funcionado, el montaje paralelo de las cartas de John y Jax y, ay, el aperitivo para el año que viene: la revelación, ya apuntada, de que Claudio y Gertrudis asesinaron al rey. Por eso Sons of Anarchy solo pueda acabar en tragedia.

-¿La perplejidad? Que sea una serie tan buena a ratos y tan, tan irregular.

También te puede interesar

19 Comentarios

  1. Thursnext

    Esas carcajadas que revelan un plan maestro que a muchos os parece haber complacido, en mi caso tira por tierra el eje dramático en el que estuvo sustentada la segunda mitad de la temporada, y le quitan fuerza al personaje de Jax. Un personaje que para mí ya venía marcado desde ese patético momento mercadillo en el que tomó la decisión de abandonar a su hijo para que tuviese una vida mejor. Muy barato, lo siento.Descubrir que nunca tuvo intención de sacrificarse y que nunca corrió peligro me molesta no porque sea tramposo, si no porque convierte a la serie en algo cada vez más efectista y menos efectivo en términos narrativos. No le encuentro justificación dramática a la decisión de ocultarle el plan a Gemma, sólo la de ocultárnosla a nosotros, de cara a una season finale. El manejo de la información y quién sabía qué en esta temporada fue totalmente fallido. Lo poderoso del secreto de Gemma el año pasado hizo que la empatía del espectador con su decisión de sacrificarse fuese total, su equivalente con Jax esta vez fue decepcionante.Una temporada con demasiados fallos de guión y todos ellos imperdonables. Pero ya me desahogaré dónde toca.

    Responder
  2. Nahum

    ¿Ves? Ya sabía yo que me dejaba algo. ABEL. Esa trama ha sido muy flojita, sobre todo porque en ningún momento (ni antes, ni después) hacen empatizar a Abel con su padre. Abel es como un ente sin vida, un puro mecanismo narrativo. ¡Y qué pesadico Jax con sus gritos constantes de "where is my son"!En los momentos cutres de guión a los que me he referido, se me olvidó precisamente el que citas: después de tanta sangre, de miles de kilómetros para salvar a su hijo, resulta que un apunte del sacerdote le hace renunciar a Abel. ¡Flojo, flojo, como dices! A veces parecía que Jax, más que un personaje, era una marioneta.No he hecho referencia a la sorpresa del espectador, solo a las carcajadas de los protagonistas. Visualmente está muy conseguido. Para mí, la sorpresa fue, cuando menos, novedosa para lo que nos tenía acostumbrados SoA. No me apasionó la evidente trampa, pero tampoco me molestó en exceso. Aunque sí me llamó la atención, claro, porque hasta ahora SoA nunca había jugado con cartas marcadas…

    Responder
  3. Thursnext

    Floja y eterna, su único objetivo era llevarlos a Belfast para que ahora Tara tenga el secreto que hay que guardar en la cuarta temporada. El personaje de Jax es el que ha salido peor parado en esta tercera temporada, mal parado no en términos vitales si no de construcción de personaje, parecía una marioneta como bien dices y no le dan oportunidad de ser brillante, parece más bien cortito.Los "where's my son" eran de risa, en casa nos bebíamos un chupito imaginario cada vez que lo decía, y menos mal que eran imaginarios, porque no es plan de ir a trabajar borrachos los miércoles :PYo lo comparé con lo cansino que fue el "We have to go baaack" de Jack en Lost, pero me gustó mucho más la comparación de Vanessa cuando dijo que a ella le recordaba al "Waaaalt" de Michael

    Responder
  4. satrian

    Sutter ha jugado al gato y el ratón con nosotros ha querido contar su historia, pero no le ha salido del todo bien, creo después de todo lo que trabajaron la rebeldía de Jax contra su padrastro jefe del club, y la cercanía tardía hacia las ideas de su padre, se diluyeron con el paso de las siguientes temporadas, por eso la decisión de dejar a Abel con la familia de acogida, siguiendo los supuestos dictados de su padre, para luego afirmar su fidelidad al club, no acaban de cuajar.Espero que aprendan de los errores de esta temporada, como lo de la policía de Belfast, que canta mucho, por más explicaciones que quiera dar.Sutter ha querido que encajaran las piezas forzándolas, y esa no es la manera de acabar un puzzle, por mucho que al final no esté tan mal.

    Responder
  5. String

    Pues bastante de acuerdo en casi todo(lo malo), esta temporada la he seguido con pocas ganas, hasta se me acumulaban los capítulos, cosa nunca vista con SOA.Por cierto, ayer empecé Supernatural(la has recomendado tantas veces que…)y bueno, de momento, bien.Una última cosa, que bien está Debra Winger en In Treatment…Un saludo

    Responder
  6. Anonymous

    Querido Nahum,Magnífico análisis de SOA y de esta fallida tercera temporada. A mí sí que me gustó mucho la segunda temporada, esa búsqueda de la venganza tan shakesperiana de este hamlet motero. Y Katey Sagal estuvo que se salía. Este año no se le ha dado apenas cobertura, no se ha aprovechado nada tener un actor de la talla de James Cosmo y la agente Stahl, efectivamente, ha sido de risa, por no llorar. Esta noche veré el último capítulo, a ver si me quito este terrible mal sabor de boca. Saludos. Hyde

    Responder
  7. Thursnext

    En lo que apuntas sobre los problemas de dirección también tengo que darte toda la razón, no añadiré nada porque los defines de forma divina. Tendrían que ser un punto fuerte de la serie dado su tono, pero no sólo está mal rodadas, también falla el montaje, o igual los pobres montadores no tienen más planos para elegir.Y ya que estoy en modo crítica y desahogo aprovecho para comentar el exceso de momentos teletubbies. Tanto abrazo grupal me desespera 😛

    Responder
  8. Antara

    Bueno, al final esperé mucho y Valentina ya se me adelantó sobre los problemas que también veo en la dirección por lo que tampoco agregaré nada. Mal rodados y mal montados, secuencias que lucen verdaderamente ridículas que hacen que no me tome demasiado en serio nada y eso es una pena. Al final, SOA es una serie con mucho potencial… y solo eso (y hay alguien que ha recibido algún DM sobre esto que no he dicho en público aún desde la primera temporada). Da vergüenza que estemos hablando de su potencial al final de la tercera, ¿no?Ha sido una delicia leerlos a ti y a Valentina pues se aprende por línea (y luego a Alberto que ha dicho que escribirá algo) pero la serie no merece ni sus posts, que son brillantes. 😛

    Responder
  9. OsKar108

    No se si te lo he dicho suficientes veces, pero por si acaso, que gustazo da leer tu blog y a tus comentaristas.Esta temporada sí me ha parecido que, estando bastante bastante bien, un par de peldaños por debajo de las 2 anteriores. Una vez terminada la temporada se puede apreciar más claramente esto, porque hay algunos personajes que han perdido en comparación a las 2 anteriores (Jax y Stahl más que nada) y se puede decir que ninguno a sufrido ninguna mejora considerable. Además que encuentro que la temporada a notado unos altibajos en la narración considerables, todo como muy deslabazado al principio, un aumento de intensidad a partir de 3/4 y un par de inconsistencias claras —cosas encajadas a la fuerza— cerca del final (aunque me encante el montaje final, vamos desde que el gran Unser deja la placa en su mesa). Pero vamos, que siempre quedará mejor expresado aquí, o en Truthkills o Al Final De La Escapada (vaya trío de lujo).A ver si la 4ª temporada se asemeja más al nivel de la 1ª y 2ª temporadas y pule ciertos defectos; por pedir que no quede xD.¡Saludos!

    Responder
  10. Anonymous

    Pues seré yo el raro, porque si el desarrollo para mi pude ser algo lento, a veces sinsentido o de relleno, el final de temporada hace que el tren que fue la temporada encarrile los anteriores capítulos dandoles un orden y una necesidad.El final donde vemos a un Jax que parece que nunca se cuestionó a su club puede ser para mí el único punto de verdad flojo de la temporada, aunque un mal necesario para la que presumiblemente sea toda la trama de la cuarta temporada. Parece que nos hacen creer que el Jax al que van dirigidas las cartas de su padre nunca ha existido, y que al leerlas se creará, o quizás existió pero cambió al recibir la ayuda de su grupo para recuperar a su hijo.Y tanto criticais el "Where is my son", pero desde mi punto de vista humaniza a un personaje afligido por la desaparición de su hijo.

    Responder
  11. Un telespectador más

    Amén a todo lo que has dicho, esperemos que recupere al regularidad de la primera temporada ahora que parece se centrará en el tema de John Teller que es lo realmente importante.Para mi una season fianle muy grande.Saludos!

    Responder
  12. Midas

    A mí este capítulo final me ha jodido. Llevaba toda la temporada soltando pestes. Los seis primeros capítuos son pésimos. Sé, que aún así, son mejores que muchísimas otras series. Pero a SOA se le pide más.Ahora bien, te cren esta maravilla de último capítulo, ¿y qué haces? Dar gracias y tragarme mis palabres. Sólo por este capítulo merece la pena ver toda la temporada.Simplemente increíble.

    Responder
  13. Anonymous

    Después de leer tanto halago al season finale, y quizás mediatizado a la inversa, esperaba mucho más. Sí, es cierto, el momento en el furgón es genial, muy a lo Ocean's eleven o 'El golpe', aunque en versión sangrienta. Pero no logra redimir una temporada errática, llena de pifias y gazapos y de oportunidades perdidas. Como señala Nahum, Jax descubre que tiene una hermana como quien se encuentra un callo en el pie (me niego por tanto a darle ahora mucho crédito al nuevo hermanito perdido). En todo caso, Sutter y SOA se han ganado nuestra paciencia. Espero que la cuarta temporada recupere el crédito perdido ésta… Hyde

    Responder
  14. Anonymous

    Después del poso que dejan los días por no querer responder en este post "en caliente" he de decir que la temporada no me ha parecido tan fallida como a la mayoría de vosotros. Los primeros capis de la temporada, con sus altibajos me gustaron, en cambio cuando el ritmo de la serie subía una vez llegados a Belfast es cuando se le pueden achacar los mayores defectos, en contra de lo que digan algunos. Sobre todo en lo que se refiere a coherencia de guión y personajes, lo de dejar a McCoy solo para que le avise a su compinche o lo de Tara son detalles que empobrecen sobremanera el conjunto.De todos modos, viéndo más allá de estos detalles, la temporada yo la considero de notable, no tan buena como las anteriores, pero no tan mala como estoy leyendo por la red (que parece que estén hablando de física o química)Tenía mucho que decir y pocas líneas en las que expresarme, espero que se me haya entendido lo que quería decirSaludosAG8109

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Remontes y desmontes | Diamantes en serie
  2.  Los tachones que definen a ‘Sons of Anarchy’ | Diamantes en serie
  3.  Hace años que ‘Sons of Anarchy’ gripó el motor | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *