, archivado en The Shield, The Wire ,

Dejé de emplear el término “gafapasta” cuando me lo colgaron por afirmar que Indiana Jones y Regreso al futuro eran dos cimas artísticas de los ochenta. Me lo escupieron ahí, no cuando reclamé en la misma lista las Fresas salvajes de Bergman o La delgada línea roja de Malick. Será la inflación de la seriedad… o el descrédito del entretenimiento. Desde entonces, ya no sé lo que significa eso de “gafapasta” y jamás lo uso.

Algo así he pensado estos días cuando, desde un par de blogs, ha surgido un tema que me toca, por lo mucho que lo promuevo: ¿está The Shield a la altura de The Wire? Junto con El ala oeste o In Treatment, las suelo colocar en mi top 5 de series favoritas ya terminadas. Una lista donde no abrigo, por ejemplo, intocables para tantos como Six Feet Under o Los Soprano. Ambas son sensacionales, por supuesto, pero no las considero obras maestras. De la primera ya di razones; de la segunda tendré que encargarme algún día en profundidad.

No se trata de defender ahora las virtudes de la serie que puso a FX en el mapa, sino de usarla como síntoma. En todo caso, he de recordar que el amor por The Shield no es exclusivo mío, ni mucho menos. Críticos de renombre como Poniewozik o Sepinwall la tienen en un altar y pocas veces les he leído reseñas más positivas que en la séptima temporada de la obra magna de Shawn Ryan. Si me tuviera que decantar hoy, posiblemente colocaría The Wire en lo más alto de mi podio. He escrito sobre ella un capítulo en este libro y la uso en mis clases para el Máster de Guión. Descubro en The Wire cada vez más cosas y queda fuera de toda duda su inmensa, casi inagotable riqueza. Pero, como sabéis los que seguís esta bitácora, hay mañanas donde quiero más a Papá y otras a Mamá. ¿Por qué?

Porque el problema es otro. The Wire, como le sucede también a la inefable Mad Men, nació para ser una obra maestra. No es solo una serie, es un tratado sociológico. Y así se aprecia desde el minuto uno, donde McNulty conversa sobre el asesinato de Snot Bogie. “Ey, no es solo una conversación; estamos hablando de la América contemporánea”. ¡Y lo hacen de lujo! Lo que pasa en The Shield es que las verdades viajan emboscadas. En este caso se trata de un ensayo psicológico; los niveles de lectura resultan más sutiles. Ocurre también con Breaking Bad, una serie impresionante que no goza ni de la mitad del prestigio crítico que Mad Men tiene por estos lares hispanos.

Las aventuras de Mackey me fascinan por su brillante arquitectura narrativa, quizá la muestra más depurada de autoconclusividad y arcos argumentales dilatados. Para que nos entendamos: hay casos de un capítulo, historias que se recorren en tres o cuatro episodios y conflictos que se arrastran a lo largo de siete temporadas. ¡Lograr combinar eso es dificilísimo! También me inquieta su ejercicio de estilo verité, llevado al extremo. Me golpea el envite moral de los dramas personales y me parece que el dibujo de los personajes tiene detalles sobresalientes, de una agudeza fuera de lo común. Vale: mucha gente echa en cara la facilidad de Vic Mackey para caer siempre de pie… y, sin embargo, no dicen ni pío de algunos “saltos” increíbles de Omar Little.

Me parece insólito cómo The Shield va en ascenso y exprime la serialidad como pocos relatos se han atrevido. Cogiendo por sorpresa al espectador en cada curva, sin ni un solo capítulo débil. Sin embargo, en el caso de The Wire, la quinta temporada es la más floja: la trama periodística tiene sus agujeros de credibilidad, como el gatillo con el que disparan la trama Freamon y McNulty. Los dos últimos episodios de la obra de Simon son soberbios, por supuesto, pero la última temporada flaquea en conjunto (un 8,5 en lugar de un 10). Y no lo digo solo yo: hasta uno de sus escritores (el novelista Dennis Lehane) lo afirma con contundencia en el penúltimo párrafo de esta entrevista con Enric González.

Pero además de un relato endiablado y unos personajes creíbles hasta en el fango, The Shield también contiene esas meditaciones sesudas que tanto gustan a los que solo aprecian caviar en la HBO. La diferencia es que The Shield no lleva carteles anunciándolas. Pero en la serie de Ryan también se reflexiona sobre la ciudad contemporánea, los problemas del multiculturalismo y la integración, las tensiones entre ley natural y autoridad legítima, los conflictos entre seguridad y libertad tras el 11-S, el heroísmo, la culpa…

La diferencia es que no se trata de un relato tan solemne o autoconsciente como Los Soprano, The Wire o Carnivàle. The Shield se adapta como un guante a su medio, a su cadena, al tipo de historia/adrenalina que propone y, además, lo hace entreteniendo al espectador sí o sí. Por esas mismas razones incluyo en mi top 5 una serie tan idealista como El ala oeste. “Oiga, que no es realista el teatrillo de Sorkin“. ¡Claro que no, ni lo pretende! Si solo valiera la solemnidad realista, tampoco debería subir al cajón una comedia perfecta en fondo y forma como la versión británica de The Office, tan influyente. Ni podría reclamar la genialidad de varios fragmentos de Supernatural, que es más, muchísimo más que dos hermanos cazando demonios.

Por estas mismas razones de adecuación, hay gente a la que respeto mucho que reivindica a Buffy, Expediente X, Seinfeld o Freaks and Geeks como cimas artísticas, sujetas a múltiples lecturas. Aún no lo sé. Pero sí sé de la imponente Battlestar Galactica, una historia que en otros tiempos andaría por las catacumbas de los frikis del sci-fi y ahora se puede analizar desde un punto de vista político, ideológico y hasta metafísico. ¡Vaya con las maquinitas cylons!

Lo mejor, lo más excelente, no tiene por qué reservarse únicamente a esas series que hablan del Ser y la Nada. La grandeza artística tampoco tiene por qué ir siempre de la mano del “arte comprometido”. Yo sigo metiendo en mi zurrón de obras cumbre algo tan dulce como El apartamento (Wilder), algo tan asequible como ¡Qué verde era mi valle! (Ford) o delicias narrativas, de sofá, como el Savolta de Mendoza y las aventuras de Stevenson con Long John Silver. Y aún queda hueco para Dostoievski, Bergman y propuestas más “sesudas”.

¿Es The Shield una obra maestra? Sí. ¿Y The Wire? Sí, por supuesto. Y el resto del podio citado; ya se aprecia que mis gustos son eclécticos. Pero la finalidad de esta especulación en voz alta no es discutir los méritos de The Shield, sino intentar aclararme con la noción de excelencia artística.

¿Cómo lo veis? Más allá del “para gustos, colores”, ¿pensáis que el canon crítico siempre privilegia un tipo de historias determinadas, quizá más serias o duras? ¿Resulta determinante a la hora de valorar la grandeza de una ficción televisiva su carácter político, es decir, la lectura que proyecta sobre la sociedad? ¿O puede una serie alcanzar el estatus de obra maestra “en sí misma”, como un relato medido y fascinante?

 

————–
Cortesías (El cine ha muerto y Supernatural; Desesperate Cats y Raising Hope)

También te puede interesar

30 Comentarios

  1. Dani

    Creo que sí suele haber ciertos problemas en etiquetar de obras maestras a series que no se parecen entre sí cuando en mi humilde opinión de simple telespectador, "The Shield" y "The Wire" poco tienen que ver en ritmo y en intenciones pero ambas son obras maestras del medio. Quizá a la gente le cuesta apreciar las series por lo que son y por lo que consiguen a veces. Por eso también cuesta apreciar a comedias que son maravillas o a series que no intentan ser "Los Soprano" o "The Wire", """SÓLO""" hacer excelente televisión y contar historias de manera genial.Lo que comenta de "The Shield" es cierto: ¿cree la gente que es fácil hacer una serie que camina cada episodio de sus 7 temproadas por el filo de la navaja saliendo victoriosa siempre, manejando más de dos pelotas para hacer malabarismos? Yo no lo creo, por eso no hay otra igual.Pero, yo siempre la recomiendo no sólo porque crea que estupenda, una maravilla, sino porque sé que es más fácil engancharse a ella y entrar en su juego que en el "The Wire", una serie que no está hecha para impacientes y yo conozco a muchos, que no está hecha para quien adore los detalles en cada plano como sé que yo hago.Gran post. Creo que alguna vez he intentado escribir sobre esto pero su facilidad de palabra y conocimiento hacen que el resultado sea mucho más convincente. A seguir así.Un saludo.

    Responder
  2. Jesús Baiget Pons

    Pienso que una serie puede ser considerada obra maestra en sí misma. Sin embargo, creo que hay personas que le ven más mérito a esas series donde las ideas gritan que a aquellas en las que simplemente te susurran al oído.Nunca nos libraremos de la moda, el caché o el esnobismo. A veces los pantalones de marca son incómodos. Pero como son de marca no se puede decir eso: simplemente se les llama pantalones "sofisticados". Hágase la analogía que se quiera.Por cierto: ¿y 24? Me parece una serie frenética que plantea dilemas muy interesantes, tanto políticos como morales. Estoy acabando la octava temporada (la última) y no defrauda.

    Responder
  3. satrian

    Para mí The Wire siempre estará un punto por encima de The Shield, pero no por ello la eléctrica y llena de adrenalina obra de Shawn Ryan desmerece, es una gran serie con una facilidad pasmosa para mantenerte en tensión durante todos sus episodios, cosa muy difícil de conseguir, son dos dramas policiacos, muy diferentes y muy buenos los dos.Ah yo tampoco meto en mis primeros puestos a Los Soprano y A Dos Metros Bajo Tierra, a una temporada de acabar las dos series.

    Responder
  4. Mpmx

    El poco reconocimiento de The Shield se puede extrapolar a la cadena que la emitió.Ya es hora de reivindicar a FX: Sons of Anarchy, Damages, Lights Out, Justified, Terriers, Rescue me… dos de las mejores comedias de la actualidad (Louie y It´s Always Sunny in Philadelphia), etc.Ya le hubiese gustado a la "gafapastosa" HBO contar con alguna de esas series en su programación durante estos años de sequía antes de volver a la gloría con Nucky Thompson y cia.

    Responder
  5. El jukebox

    No he visto 'The Shield' -aunque me dispongo a hacerlo-, pero respecto a 'The Wire' supongo que puede pasar como con algunos discos: los que más tardas en hacerlos tuyos son los que más tiempo se te quedan dentro. En 'The Wire' te vas sumergiendo poco a poco y acabas invadido. Con otras serie más facilonas te enganchas enseguida, pero cuando acaban las olvidas con rapidez. Insisto en que no digo que sea el caso de 'The Shield', porque aún no la he visto. Es sólo una hipótesis.Saludos

    Responder
  6. freddyvoorhees

    Yo creo que lo que sí existe es una tendencia a poner el drama por encima de la comedia y al drama más "trascendental" (que difícil definir eso en este concepto) por encima del resto. Si algo es magistral lo tiene que ser por encima de sus lecturas o la influencia posterior, que anda que no hay joyas a lo largo de la historia de las obras de ficción que no han recibido la atención que merecen salvo en pequeños grupúsculos…

    Responder
  7. WATANABE

    He comenzado a escribir el comentario a tus preguntas lanzadas al aire, y cuando me he dado cuenta tenía casi una hoja entera escrita. Por ello he pensado que mejor te contesto a través de un post que publicaré a lo largo de ésta semana. Un tema realmente interesante.A The Shield y El Ala Oeste no las puedo juzgar todavía pues no las he terminado de ver enteras (la primera me quedan las dos últimas temporadas, y la segunda acabo de empezar con ella). Lo que sí te puedo decir es que The Shield va camino de estar a la altura de The Wire.Por cierto, yo también afirmo que Indiana Jones y Regreso al futuro son dos cimas artísticas de los ochenta.Fantástico post. Un Saludo

    Responder
  8. LiPooh

    Esto mismo que comentas lo comentaba yo con una amiga en relación con los Oscars. Ya no me acuerdo cuándo fue la última comedia que ganó. Si es drama y trascendental, tiene todo asegurado para ser una obra maestra como dice freddyvoorhees. En relación a las series, aunque no he visto muchas de las que comentas, creo que unos años podrás repetir argumentos con Boardwalk Empire. Y viva Indiana Jones y Regreso al Futuro!!!Saludicos.

    Responder
  9. titania (Verónica)

    Genial post Alberto, nos tienes acostumbrados a un nivel en el blog que se puede comparar a The sield o The wire (:-P). A lo que voy, sobre tus preguntas,¿Pensáis que el canon crítico siempre privilegia un tipo de historias determinadas, quizá más serias o duras? Sí.¿Resulta determinante a la hora de valorar la grandeza de una ficción televisiva su carácter político, es decir, la lectura que proyecta sobre la sociedad? Para los críticos profesionales, sí, no para mí, eso desde luego.¿O puede una serie alcanzar el estatus de obra maestra "en sí misma", como un relato medido y fascinante? Absolutamente sí. Como un ejemplo muy claro está Fringe, que es un relato fascinante, sin duda, y seguramente nadie la pondría al nivel de The sield o The wire o Los soprano. También estoy con Freddy cuando habla de que las comedias no se valoran de la misma forma. ¿Quién se atreve a decir que Friends, con 10 temporadas magníficas, divertidas y siempre interesantes, no es una de las mejores series de la historia? Yo desde luego no.

    Responder
  10. Alex

    Lo que me parece (y me lo parece porque lo veo día día y porque yo mismo lo experimento) es que siempre se tiende a justificar en exceso lo que gusta y, por el otro lado, a simplificar lo que no.Y de ahí viene la excesiva utilización de términos como gafafapasta, sobrevalorado, obra maestra…Y a eso le sumas la costumbre de desmerecer géneros por sí mismos (la comedia creo que se suele llevar la palma aquí) y tienes la ecuación completa.PD: Yo desconfío mucho de alguien que no le guste Regreso al Futuro. Pero mucho.

    Responder
  11. Letra Amarilla Squad

    Clap, clap por la claridad en la exposición de tus ideas Nahum y guiño guiño por iniciar un debate que como te imaginas me apetecía tener.Antes de nada, todavía voy por la temporada 5 de los enredos en Farmington. Pero aún así, creo que casi 40 horas de visionado me acreditan para dar una opinión.¿The Shield o The Wire? ¿O las dos? Por supuesto que ambas. Sin duda, dos obras de calado nuclear. Pero…. Ay, si, venía un pero bastante grande. ¿Qué tiene la de Ryan que no tenga la de Simons? ¿Muchísima más acción (de la de golpes y tiros)? Cierto que tienen cortes de diferentes sastres y que su búsqueda ulterior es algo distinta, pero las virtudes narrativas, su pendiente positiva, el tratamiento de temas arquetípicos y el poderío del retrato de los personajes no es nada que The Wire no tenga. Vale que la autoconclusividad de los capítulos de The Shield es brillante en muchas ocasiones. Pero también repetitiva. ¿Cuántos capítulos se resuelven simplemente porque un soplón de la un chivatazo a Mackey tras sucumbir a sus amenazas físicas? La respuesta es demasiados. Algunos diréis que es un recurso poético para plasmar lo irónicamente azaroso del trabajo policial y una denuncia al abuso de autoridad, machiavelismo puro, el fin por delante de los medios. Por mucho que así sea, no hace falta recordárnoslo cada episodio. Habrá aquel que haya pensado que en The Wire todos los crímenes se resuelven gracias al pinchazo telefónico y que no hay nada más cansino que sentarse al lado de Lester Freamon a escuchar llamadas al Domino’s Pizza de los que pasan por las cabinas y presionar “Irrelevante”. Y yo digo que quizá. Pero es diferente por la simple razón que en The Wire sólo hay 5 casos (uno por temporada) y en The Shield, el Strike Team soluciona cuatro o cinco cada vez que Shawn se queda con cara de pasmado con la vista fijada en la última metedura de pata que ha hecho. Fuera de bromas, el uso de las escuchas es mucho más complicado y retrata con gravedad la atascante burocracia gubernamental. ¿Quiere decir esto que sea mejor porque va de un rollo más realista? No. Pero me parece más brillante y con un brío más deslumbrante porque trata de lidiar con cada una de las consecuencias de las acciones de los personajes a la vez que explica el funcionamiento de ciertas organizaciones sin olvidarse de intrincarlas dentro de una trama brillante y llena de vida. Vamos, que The Wire es el “anti-Deux est machina” por excelencia. Es difícil negar que Ryan agita la barita mágica y pide un deseo más a menudo. ¿Qué hay de la misma pregunta al revés? ¿Qué tiene The Wire que no tenga The Shield? Yo lo veo claro: un aprovechamiento absoluto de todos sus personajes, de cada una de sus frases, muecas, miradas… Todas ellas te llevan a algún sitio de la trama que se puede leer como un hecho puntual y como parte del todo, literalmente o metafóricamente. Ejemplo: Llevo viendo a Ronnie cuatro temporadas en todos los tinglados posibles y no sé nada de él, la novia de Lem, un capítulo entero para ligársela y no volvemos saber nada de ella, y luego cuando Lem pierde la cabeza y quema el dinero del Moneytrain, nos enteramos por lo que dice de que el Strike Team son su única familia. ¿No hubiera estado interesante saber más de aquella chica para entender mejor la dicotomía de Lem? A eso me refiero con que The Shield tiene agujeros que The Wire siempre sabe tapar.(continúa…)

    Responder
  12. Letra Amarilla Squad

    También me sucede que hay dos cosas en The Shield que me chirrían. No consigo encajar la premisa inicial de la serie, el asesinato que lleva acabo Vic. Por muy duro que sea, a medida que transcurre la serie le vamos conociendo mejor y aunque haya un leve cambio que le lleve a ser menos bruto, el asesinato del policía infiltrado no está ni a la altura de su egocentrismo, ni de su astucia. De hecho, por la quinta temporada sigue sin haber mostrado muchas señales de arrepentimiento, lo que me hace pensar que sigue estando de acuerdo con la decisión que tomó, pero es casi imposible pensar que el Vic actual haría algo tan brutal y por qué no decirlo, chapuzas (más que nada porque cuando se ve rodeado por Dutch y Aceveda hace poco más que increparles y rezar porque no salga nada a la luz)Por otro lado, mis preferidos, Claudette y Dutch. ¿Por qué, y vuelvo a lo de antes, desaprovechar tanto a los personajes por separado y juntos? ¿Soy el único que piensa que ahí se necesita un empujón para hacer que esa alianza de frutos artísticos más jugosos?Otra cosa en la que creo que The Wire tiene más solera y tronío es la versatilidad y lo poliédrica que es, como es capaz de abarcar una multitud de ángulos y con un detalle mayor. Hagamos una comparación entre el tratamiento de uno de los aspectos que comparten en el corazón ambas series: las bandas (the gangs).Si en The Shield estas no suelen ser más que agregados de la trama en cuya naturaleza y dimensión psicológica no se ahonda demasiado, en The Wire, su historia, su visión es tan importante como la de cualquier otro nicho urbano. Puede que con Armadillo de la 2ª o Antawn de la 4ª, los criminales en The Shield tengan una tajada más amplia de la duración del capítulo, pero este tiempo siempre está centrado en la exposición de su malicia, más que como veo en The Wire, en la búsqueda de la razón para las acciones que llevan a cabo. Atención, no digo que sean villanos de cartón piedra, de hecho los que he mencionado me parece que engrasan las tuercas de sus respectivas temporadas con mucho sabor. Pero, al final de sus tramas, no tengo la sensación de conocerles, de poder decir que veo en ellos algo más que el tipico ganster que es lo que es por razones ambientales y una avaricia maliciosa desmedida. Esa maldad tan evidente es la que me hace pensar que los Barksdale o Prop Joe son de una orfebrería literaria prodigiosa y que los Armenios, Biz Lats y compañía no son personajes con tanta miga como para estar a la altura dramática de los primeros.Y otras tantas cosas…. ¡La Impredectibilidad, la flexibilidad, la incorruptibilidad, el valor a lo díficil de The Wire! Prezbo prota total de la 4ª temporada y apenas hace un cameo en la quinta. String asesinado en la tercera, cargarse a Omar, dejar libre a Marlo y como no…. ¡¡Wallace!! Matan a Wallace… Por muy cruda y áspera que se dice The Shield, nunca ha estado preparada para un momento tan brutal, tan poderoso como ése. Y tan doloroso que cuesta aceptar que sea sólo una expresión artística.

    Responder
  13. Hyde

    Querido Alberto, qué gran post. Me encanta que te mojes aun a riesgo del ataque cultureta (son más peligrosos que los cylons). Yo tampoco soporto a los ascetas del arte y la cultura que intentan etiquetarlo todo según su docto criterio.Se pueden (y se deben, si queremos garantizar su supervivencia) conjugar la audiencia con el compromiso artístico en las series. Y desde luego estoy de acuerdo contigo en lo que no dices: A mí personalmente me gusta mucho más 'The Shield' que 'The Wire', admitiendo que la segunda es otra obra maestra. Como lo es Treme. Aunque a veces las obras maestras del arte puedan resultar aburridas…ABZ

    Responder
  14. Nahum

    ¡Qué buenos comentaristas tiene este blog!DANI: Ese SOLO me ha encantado. Y lo del malabarismo también. Te lo robo. JESÚS: Sabes que reivindico 24 como una gran serie. Tiene sus fallos, pero como serie de acción me parece que tiene temporadas casi insuperables. SATRIAN: Yo también la pongo décimas por encima. Pero hay días que pienso en Bartlett y digo, joer, qué maravilla. O que pienso en In Treatment y digo: "esto es aún más extremo que The Wire". Por cierto, eres de los primeros que dicen, como yo, eso de Los Soprano. MPMX: Aquí, como sabes, reivindicamos FX por un tubo. Yo siempre la cito junto a la HBO (y, ahora, junto a la AMC). Lo siento: Showtime me parece más irregular. JUKEBOX: Totalmente de acuerdo. Mi reflexión era sobre si solo ese tipo de obras deben entrar en los altares…FREDYVOORHEES: ¡Y será que no hay comedias magistrales!WATANABE: Deseando leerte, de veras. Me encantan estos diálogos blogueros. LIPOOH: Estuve a punto de citar "Boardwalk Empire". Su primera temporada tiene muchas cosas interesantes, pero creo que sufre de cierta inflación HBO. Aún no es tan, tan buena. TITANIA: ¡Hala, vaya piropo :)! Fringe lleva la última temporada y media haciendo una televisión de altísima calidad, con unos relatos endiabladamente brillantes. Pero, claro, es sci-fi, ese género de frikis. Solo BSG salió del nicho resplandeciente (y Lost, que no era solo sci-fi). Me daba la impresión de que a The Shield le pasa lo mismo, pero por ser policíaca. ALEX: Somos reduccionistas y tendemos a hinchar. Para lo bueno y lo malo. Tienes toda la razón. ¡McFly for president!LETRA AMARILLA: Muy, muy interesante lo que propones. Te doy la razón en muchas cosas, pero es que no tiene sentido pleno que lo hablemos hasta que acabes The Shield. ¡Esto no lo sabía, bribón! ¡¡Precisamente te faltan las tres mejores temporadas!! Te recojo el guante cuando llegues al final de la séptima, please. Cuando la termines, recuperamos punto por punto cada tema que tratas, ¿te parece? HYDE: Jaja, "estoy de acuerdo contigo en lo que NO dices". Malvado.

    Responder
  15. Jaina

    La pregunta es: ¿qué efectos colaterales ha tenido la HBO en la percepción de las series por parte del público y la crítica? Desde luego, ha contribuido a engrandecer el medio, pero, ¿y los vicios que ha ido creando por el camino?Que te llamen gafapasta por decir eso de Indy y Regreso tiene bemoles. Hay una confusión en el uso de geek/friki y gafapasta realmente molesta.

    Responder
  16. José B.

    Aunque me haya encantado The Shield, debo confesar que cada vez se aleja más de mi top five, porque tiene muchos "peros". A medida que más pasan los días, me doy cuenta que el recurso de desconectar el cable de la cámara de seguridad es demasiado facilón, y abusaban con eso como 2 o 3 veces por capitulo durante toda la serie. Además, odio a Shane, lloraba demasiado, para mí el peor personaje de toda la historia de la televisión (el segundo lugar lo comparten Dawson de Dawson Creek y Laguerta de Dexter). El final es muy bueno, pero sigo insistiendo con Santa Claus del FBI repartiendo inmunidades…En cambio con The Wire, lo peor que puedo decir es que se nota que Bubbles se pintó un diente de negro. Con respecto a la quinta temporada: lo del asesino en serie comienza poco creíble y durante varios capítulos pensé que los guionistas enloquecieron, pero luego es genial como se desarrolla eso y se relaciona con el periodismo.Gracias a este blog conocí a esas dos grandes series y no me arrepiento de haberlas visto completas; ahora es mi turno de recomendar una verdadera obra maestra: Oz. ¿Por qué sigue tan desconocida por estos lugares? Para incentivarte, diré que está en el elenco la talentosa Edie Falco y Bodie de The Wire haciendo ese mismo personaje. La primera temporada sólo dura 8 episodios y hay piezas maestras como los episodios centrados en dios, en la muerte o en las adicciones.

    Responder
  17. José B.

    Recién acabo de leer completo el comentario de Letra Amarilla Squad y me parece genial. Lo de Ronnie es verdad, a pesar de que aparece muchísimo a lo largo de las 7 temporadas¡nunca llegamos a conocerlo!: las malas lenguas dicen que sólo estaba en esa serie por ser amigo del creador. En cambio, por citar a cualquier personaje de The Wire, a Snop Pearson le basta una escena en el supermercado para que la conozcamos y siéntamos cierto escalofrío.

    Responder
  18. martinyfelix

    Parece que, en efecto, un drama tira más a la hora de tildarlo de obra maestra, y como que las comedias son más un divertimento para el populacho. Yo creo que puede haber grandeza en ambas, pero es cierto, que a la hora de premiar, por ejemplo, sea da más importancia a la categorías de dramas que a las de comedias. Y más no te puedo decir, que no he visto ni 'The Shield' ni 'The Wire'.

    Responder
  19. Julen Alonso

    Como siempre entrada genial, la respuesta a tu pregunta, me la estoy cuestionando cada dia, the shield o the wire, en el ranking de las 50 mejores series de la historia de la palomita mecanica el top 5 estará que arde, espero poder dar con la respuesta, un saludowww.lapalomitamecanica.com

    Responder
  20. OsKar108

    Tremeno debate este XD. Yo tengo claro que hay géneros (la comedia, y sobre todo cualquier cosa que tenga alguna relación con la ciencia-ficción o fantasía) que no están tan bien considerados "porque no, y punto" Xd.En cuanto a los casos concretos de The Wire y The Shield, aún no puedo dar mi opinión completa de ambas, que acabo de terminar la 4ª de The Shield (además de que no sabría expresarme ni una décima parte de bien de lo que tú has hecho en el post), pero será complicado que me llegue a gustar más de lo que me gusta The Wire (aunque tengo la sensación de que se puede quedar muy, pero que muy cerca en mi "podio", pese a sus grandes diferencias de "enganche" en mi opinión).Lo que me molesta en muchos casos (nada más alejado de lo que sueles hacer aquí, por suerte) es la gente que para defender lo que más le gusta o apasiona, necesite desmerecer, e incluso insultar, al "rival"; a mi me cuesta muchas veces explicar porque pareciéndome 2, o más cosas, realmente buenas, una me gusta más que otra (que no quiere decir que tenga que ser mejor de manera absoluta).Que gusto da leerte siempre Alberto.P.D. Por cierto, muy grandes Indiana Jones y Regreso Al Futuro (y por supuesto El Apartamento —ésta sí que es una de mis muchas favoritas—, que has colocado ahí entre medias XD). Y aunque solo he visto las 2 primeras de Los Soprano (por lo que no puedo asegurarlo, que me gustó lo que vi), a mi también me parece que tanto esta como Six Feet Under están un escalón por debajo, al menos en mi criterio, que es el único que controlo jajajaja.¡Saludos!

    Responder
  21. Brian Edward Hyde

    Yo sólo les pido a mis series que tengan alma. Por eso siempre defenderé a Buffy, Six Feet Under o Expediente X, más allá de otros criterios.A veces nos pasamos de listillos y nos volvemos gilipollas. No es tu caso 😉

    Responder
  22. Letra Amarilla Squad

    Hola de nuevo a todos. He estado ocupado ultimamente, no obstante, he seguido el blog de cerca. La verdad es que eres grande Nahum, deberías sumarte a la denuncia del Huffington Post or armar una por tu cuenta contra blogger.Después de la clásica y obligada loa al creador de este espacio, paso a centrarme en el análisis de The Shield después de haberme visionado las 7 temporadas:- Caso extraño el de esta serie. Sin las últimas 4 temporadas (con la inclusión de Antawn Michell y la escisión del Strike Team) hubiera quedado en un bucle de escenas en las que Mackey mete y saca las castañas del fuego. Pero claro, Shane, ese hijo problemático acomplejado por la figura paterna, energiza toda la trama y la tiñe de tragedia hasta el último disparo. Pumm. Aun con toda la ondulación voltaica de la peripecia, hay momentos en los que esa montaña rusa le produce a uno alguna arcada de dudas. Por ejemplo: el pacto de los federales con Mackey, aunque puede que exista algo así, me parece improbable que lo lleven a cabo tan rápido sin ni si quiera consultar a Wymms. Por no decir que por muy escurridizo que sea, estando tan en contacto con Ronnie como hasta el más novato del Barn se puede hacer una idea, que no sigan a este para localizarlo, me parece una laguna en el guión bien grande. Pero eso es lo de menos. La serie avanza y profundiza temáticamente en su segunda mitad con vigor y genialidad.Algo que me apena y que tal vez provenga de un vicio propio por el detallismo barroco, es que Wymms, Sofer, Julen y Dutch no reciban una atención mucha más focalizada. No sé, me apetecería ver alguna escena más Tarkovskyana que sude drama y existencialismo (si, ya, muy The Wire, lo sé)Pero en fin, reconozco que The Shield sube del 8.5 al 9.3 (o algo así) tras haberla terminado.Un saludo a todos.Letra Amarilla

    Responder
  23. Nahum

    LETRA AMARILLA: Jaja, qué picajoso. "Sin las últimas cuatro temporadas", dices, ¡lo que supone más de la mitad de la serie!Buenos apuntes: no recuerdo ahora los hechos de cómo llegan los federales a Vic, pero intuyo que tiene que ver con esa madeja política-policial entre Beltrán, Aceveda, Mackey, etc. Por eso dejan fuera a Claudette: porque temen que vuele la jugada con su legalismo. Lo que comentas del resto de personajes es lógico: no es una serie coral como The Wire, sino que cuenta con un protagonista claro: Mackey. A mí eso no me chirría. Me parecen muy bien trabajados, hasta para rompernos la cintura (Julien entra en el armario, Dutch vence, Claudette es realmente trágica, etc.). Picajoso, jeje. Seguro que con The Wire no te pones tan exquisito con el guión de la quinta temporada: ¡¡cómo es posible que los periodistas no se huelan las castañas que les mete Templeton, cómo sobrevive Omar a sus saltos Spiderman, cómo es que la jugada de Freamon y McNulty sale adelante!!Si no tuvieras la presión de The Wire, seguro que le subías unas décimas más. Reconócelo, jeje. Gracias por volver a contarlo, crack.

    Responder
  24. Raúl

    Comencé a ver the shield a raíz de este post, hace un par de meses, y voy por la 5ª temporada.Tiene lo que la faltaba a The wire: capacidad para enganchar. Con la serie de Baltimore, disfrutaba cada capítulo pero no tenía ganas de ver un segundo… hasta pasados unos días. Es difícil ver sólo un capítulo de The shield.Soy enemigo acérrimo del estilo visual de The shield; me gustan más los planos pausados, y la cámara bien asentada en un trípode. A pesar de eso, sigo cn avidez las aventuras y desventuras de todos los agentes de Farmnington.Gracias por recomendarlaRaúl

    Responder
  25. Nahum

    Raúl, me alegro de que te esté gustando. De todas maneras, cuéntanos también cuando llegues al final, porfa. O aquí o en "Viajero a Ítaca". Me encantará leer tus impresiones más a fondo.

    Responder
  26. Allan Labana

    En realidad, el salto Spider-man de Omar Little sí ocurrió en la vida real, con la persona en la que se basa el personaje, pero los escritores lo cambiaron a cuatro pisos cuando en la vida real fue de seis. Pero aún así un muy buen post.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Death Professor
  2.  ‘Portlandia’: antología del gafapastismo | Diamantes en serie
  3.  Adiós, Mr. White | Diamantes en serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *