, archivado en Southland

Southland vino de nalgas. Su mamá renegó de ella tras dar a luz y la serie encontró cobijo en la cadena TNT. Se antojaba un movimiento acertado: ahora que existe el cable, parece que dramas policiales a la antigua usanza ya no tienen cabida en las generalistas, como sí lo hicieron Homicide o Policías de Nueva York en los noventa.
Con solo seis capítulos, la segunda temporada de Southland ha bajado la persiana dejándonos a sus seguidores con cara de póker. Desde Serieína explican con mucha claridad los vaivenes de producción y exhibición y nos permiten entender lo deslavazado y abierto de esta segunda temporada. Pero me da la impresión de que la falta de éxito de Southland tiene algo más. 

Las aventuras de un grupo de policías en una comisaria de Los Ángeles ofrecía una premisa excelente para desarrollar un buen drama. El oficial joven, recién llegado, que tiene que redimir su pasado de niño pijo; aquel que tiene problemas con las drogas; la detective tan eficiente como solitaria; el herido en comisión de servicio; el patio trasero de una de las zonas más prósperas del planeta, etc. Southland tejía una colmena de historias que cogían una base de acción urbana, le añadían un chorro de violencia social y lo aderezaban con los demonios interiores de los personajes, fundiendo las dificultades profesionales con la humanidad de los entornos privados.

Así, Southland respiraba vida. Era ambiciosa, poco complaciente con el espectador ansioso, escrita con inteligencia y producida con cuajo y nervio. Con un plantel de actores de primera. Sobre el papel, por tanto, debía ser un show de altura… y, sin embargo, se ha quedado a ras de suelo. Y no me refiero solo al número de espectadores.

Le estoy dando vueltas, pero tampoco termino de tenerlo claro. A ver:

1. ¿Le puede haber faltado continuidad? En realidad, las dos temporadas han sido muy cortitas (7 y 6 capítulos), por lo que no hemos podido empatizar del todo con los personajes. No me convence esta explicación: muchas series británicas avasallan a pesar de su corta longitud. Pero tal vez el mosaico de personajes de Southland sí requería un recorrido más largo…

2. ¿Le puede haber faltado originalidad? No es fácil apostar por el policíaco tras el éxito e influencia de The Wire y The Shield. El espectador y el déjà vu, el cansancio del género, la pérdida de novedad, etc. Tampoco me satisface del todo esta idea: Southland supo encontrar un hueco narrativo y una voz propia para mostrar el día a día de los agentes de la ley. Resultaba menos punzante que The Shield y sin la carga política de The Wire, pero funcionaba como artefacto dramático y, desde luego, no se le podía acusar de buenista o maniquea.

3. ¿Le puede haber faltado gancho? Quizá estaba tan bien escrita que no han dejado que el azar se les cuele por las rendijas de la trama. O puede que no hayan tenido la fuerza de un protagonista claro, de un centro gravitatorio (si acaso, el joven Ben Sherman o la eficaz Lydia Adams). O, incluso, que no hayan contado con ese punto de ambigüedad moral de los Pembleton, Sipowicz, McNulty o Mackey, ese punto de autenticidad humana que marca la diferencia.

Esta última opción es la que más me convence: más bilis, más mala leche, más lobos entre los hombres. Aunque, francamente, tampoco estoy seguro de si más madera hubiera podido rescatar a Southland.

Eso sí: me da mucha pena que una materia prima tan valiosa se haya ido al garete. ¡En estos tiempos que corren!

 

———-
Cortesías (Serieína y el final de Damages

6 Comentarios

  1. Kyra

    Tengo mi crítica de la segunda temporada pendiente, pero en mi opinión la he visto demasiado desconexa. Se lo comentaba a Felipe de Serieina por Twitter el otro día, y es que tan pronto aparecen personajes como desaparecen, aparecen nuevas historias que en algún capítulo se ignoran para luego seguir… Sí, la producción que tuvieron con la cancelación inesperada debió ser caótica, pero es lo que más me ha llamado la atención de los 6 episodios. Ahora acaban de anunciar la renovación, así que a ver qué tal les va.

    Responder
  2. escéptico

    No he visto la segunda temporada, pero es cierto que la primera no acaba de enganchar. Quizás se hayan pasado de "serie coral" y falte una identificación clara con algún personaje, tal y como apuntas.Yo añadiría también una falta de profundización en la personalidad de los protagonistas. En ocasiones quieren dar un golpe de efecto y alguno de los polis tiene comportamientos que te descolocan, inesperados, pero como no tenemos una idea clara de cómo son y lo que pasa por su cabeza no te llega a impactar. Luego está el rollo ese de la cámara moviéndose todo el rato que ya huele un poco. Buen análisis, un saludo.

    Responder
  3. satrian

    Pese a todo renovada para una tercera por la cadena TNT, y yo muy contento, a pesar que estos seis episodios han sido extraños, no es que no hayan conservado el espíritu de sus predecesores, que lo han hecho, pero han ido avanzando a golpes, con personajes que aparecen y desaparecen, tramas alternas, y otras continuadas, ha sido un sí pero… por eso me alegro que la hayan renovado para ver lo que nos puede dar con 10 episodios seguidos.

    Responder
  4. Nahum

    KYRA: Sí, el análisis de Felipe en Serieína es excelente. Por ese caos me sorprende tanto la renovación. ESCÉPTICO: El rollo de la cámara es que a veces parece que el realismo solo puede ser "cinema verité". Le pasa también (gratuitamente) a Friday Night Lights, por ejemplo. SATRIAN: Pues yo también estoy contento. Pero me sorprende el vaivén que lleva esta serie. Aunque, ojo, también la renovaron el año pasado en la NBC y luego, na de ná.

    Responder
  5. Mr.Prozac

    Esta serie le ha faltado seguridad en su producción. Los cambios, cancelaciones y movidas varias que han sufrido han hecho mella en la serie inevitablemente, lo cual no quiero decir que no lo hayan solventado de manera mas que digna. Por poner un ejemplo, el actor de Prison Break que desapareció sin mas a mitad de temporada en Southland al menos supieron inventar una excusa mejor que en Mujeres desesperadas y la desaparición del novio de Susan que no recuerdo su nombre. A pesar de los problemas, la historia lo que necesita es continuidad en el tiempo, necesitan tener mas de 6 capítulos seguidos porque ellos la crearon con esa intención, se nota la falta de terminar historias porque no les han dejado, no porque no quieran. Yo sinceramente no he notado cambio en esta 2º temporada con respecto a la anterior ni en nivel de personajes, historia o narración, mas bien todo lo contrario. Los personajes evolucionan al ritmo que pueden de formas realmente emocionantes o intensas, hasta el punto de querer saber más y eso creo que es muuucho en las series de hoy en dia. Tampoco creo que necesiten un protagonista o lider ni nada de eso. SL tiene su propia marcha de narraciòn y su coralidad es lo que mas agradezco sin caer en soserias como los cast de CSI's & cia. Creo que al fin han podido mostrar lo que SoutLAnd es, a lo que se enfrentan día a día. Que no es Portugalete, es la jodida LA!

    Responder
  6. Nahum

    MR. PROZAC: La falta de continuidad era una de las posibles razones que apuntaba. Y tú la explicas a la perfección. Pero, leñe, los británicos hacen temporadas cortas y les quedan la mar de bien. Aquí, la primera les quedó más aseadita que la segunda. A ver si la tercera temproada que han previsto ya tiene carrete suficiente para abrir y cerra la historia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *