, archivado en 24

A pesar de lo didáctico y sugerente de su lista, creo que mis amigos de ¡Vaya Tele! se equivocaron en dos cosas: comenzar el siglo XXI en el año incorrecto y no incluir Deadwood o 24 en su canon. Por supuesto que las listas son un juego (como bien explicaba P. Roberto), pero aquello me sirve como enganche para reivindicar las peripecias de Jack Bauer. ¿Por qué? Porque 24 se desecha con facilidad, con un manotazo de desprecio por “repetir una fórmula” o ser “simple entretenimiento”. Y es mucho más que eso. 

La serialidad, desde los folletines del XIX, se basa en la reiteración de estructuras, conflictos y arcos argumentales. Y así se mantiene en la actualidad televisiva, donde conviven productos autoconclusivos (lo que los anglosajones llaman “series”) con otros donde la trama tiene una continuidad marcada (“serials”). Incluso en estos últimos casos, un episodio tiene validez argumental por sí mismo y una estructura aristotélica de principio, nudo y desenlace, de modo que un espectador ocasional pueda entrar cómodamente en ese universo narrativo. Se perderá cosas de la trama de fondo, por supuesto, pero un capítulo aislado de Los Soprano, Buffy, The West Wing, Rescue Me o In Treatment se entiende por sí mismo. Hay anomalías –The Wire, Damages, ¿quizá Lost?-, pero son las excepciones necesarias para confirmar la regla.

(A partir de aquí, algún ligero espoiler hasta la temporada 5) 

24, por tanto, despliega una fórmula, sí… ¡como hacen el 90 por ciento de las series! La particularidad es la rigidez de su estructura, que condena a los autores a ser esclavos de la forma: tiempo diegético=tiempo real y 24 capítulos para desarrollar la historia. Pero ahí precisamente radica su ingenio y atractivo. Analicemos la estupenda quinta temporada, la última que vi y la que tengo más fresca. El elenco es de los mejores que puede reunir una serie: tenemos protagonistas carismáticos de FNL, de Robocop, de Galactica, de Warlock, de El señor de los anillos, de Los Soprano, históricos de 24 que se dan un garbeo (Palmer, Almeida, la hija de Bauer) y otras caras seriéfilas recuerrentes como ésta o ésta. Es decir, el reparto va acorde con un nivel de producción sublime, que transita de un aeropuerto a un submarino nuclear, con persecuciones, explosiones, situaciones límite y todo lo que un buen thriller debe ofrecer. Pero, más allá de lo material, 24 es innovadora por su estructura narrativa. Creo que no habrían sido posibles cosas como Prison Break, Lost o Flash Forward de no ser por el atrevimiento narrativo y el éxito de la serie de Surnow.

¿Y ya está? No, hay mucho más. Ajustándose a los reglas del mejor género de acción, Jack Bauer conforma un héroe trágico, con “ese complejo de Atlas que carga sobre sus espaldas la cíclica misión de salvar el mundo” (Balló y Pérez). 24 no es una serie maniquea ni simplona; esto no es McGyver o Chuck Norris, vamos: el protagonista paga un altísimo peaje por su trabajo. En la primera entrega asesinan a su esposa, en la tercera se ve obligado a matar a un compañero (en uno de los momentos más estremecedores de la serie), en la cuarta pierde su identidad, en la quinta muere su mejor amigo y sacrifica ciudadanos inocentes para evitar un mal mayor… Y en todas el aliento político está a la orden del día, como buena mercancía post 11-S: de hecho, el gran conflicto de la quinta temporada consiste en reflejar las fallas de un estado paranoico y maquiavélico. ¡Umm, quizá no es una serie tan conservadora y bushiana como se ha vendido!

Como escribía el otro día, “se trata de una inteligente propuesta que se adentra en dilemas sociopolíticos, refleja los límites de la razón de Estado, especula sobre el ejercicio del poder en una comunidad liberal y retrata una complejidad moral en Bauer que debería ser objeto de estudio”. No es poco.

Excelente acabado formal, innovación narrativa, lecturas políticas contemporáneas, personajes con conflictos humanos y éticos, guiones milimetrados, implicaciones ideológicas, entretenimiento de altura, ¿qué más hay que exigir para que la crítica reconozca a 24 como una “serie de calidad”?

——- 

Cortesías (Ciudad Terminus)

También te puede interesar

19 Comentarios

  1. Anonymous

    Ya que metes SPOILERS considerables SIN avisar, yo tampoco me voy a cortar: su mejor amigo no está muerto, vuelve en la séptima temporada, y encima se ha pasado al bando de los terroristas. Un saludo.

    Responder
  2. Nahum

    Tiene usted razón, señor Anónimo (póngase un nombre, anda). Lo siento.En todo caso, lo de Almeida era muy conocido: lo usaron como reclamo promocional para la séptima temporada. Todo el mundo que siga las series lo sabe, por tanto. Ah, como mejor amigo me refería a otro, pero no quería especificar precisamente para no soltar espoilers. En todo caso, ahora pongo un aviso. Muchas gracias por avisarme.

    Responder
  3. satrian

    Es una buena serie con temporadas buenas y malas, pero que en su conjunto nos ha dado grandísimos momentos, problemas para recomendar, que el patriotismo de la serie en algunos momentos echan atrás a algunos, y a otros les cuesta seguir un argumento a lo largo de 24 capítulos, si no pueden verla continuadamente.Pero Bauer es un gran personaje, un antihéroe con un bagaje de sufrimiento enorme a sus espaldas, que a pesar de todo sigue haciendo lo correcto, a su entender claro.

    Responder
  4. probertoj

    Sí y no: la serie tiene temporadas prescindibles junto a otras maravillosas. En todo caso, la primera y la penúltima deberían servir como ejemplo de que tener fórmula no es lo mismo que repetirla. Deadwood quedó fuera pese a mi diez porque sólo yo la voté 😉 Pero este post tuyo demuestra que hasta los olvidos justificados de una lista sirven de mucho

    Responder
  5. WATANABE

    Lo he intentado un par de veces y no paso del cuarto o quinto episodio, precisamente su ritmo me resulta pesado por la manera en que estira el tiempo. La ausencia de algunas elipsis (necesarias) me incomoda. Aún así le daré otra oportunidad, ya que no dudo que pueda ser una gran serie de acción. Por intentarlo que no sea.

    Responder
  6. MacGuffin

    24 fue muy influyente, cierto, pero yo confieso que no he pasado de la primera temporada. Estaba muy bien, pero no me animó a seguir.

    Responder
  7. Anonymous

    Una serie trepidante que me ha dado buenisimos ratos, como dicen por arriba hay temporadas mejores pero en su conjunto es de las grandes, eso si, cierta apologia a la tortura ya tiene…String.

    Responder
  8. Anonymous

    mejor no cites mucho la lista de vayatele, es la cosa mas horrenda e ilogica que han hecho en ese blog, y cualquiera que tuviese dos dedos de frente sentiria verguenza de haber participado en ella.lo de 24 es una de esas GRANDES PIFIAS que nunca querran admitir, pero esto no trata sobre ellos, trata sobre 24, que parece ser que hasta que pasen unos años despues de su final nadie se dara cuenta de lo gran serie que es, y pasara como lo que se hace con otras grandes series, que se recomendaran y la gente se arrepentira de no haberla visto antes.y te lo dice alguien que hasta hace 2 años no se habia visto ninguna temproada, pero visto un capitulo, engancha, sea de la temporada que sea, engancha. y luego si te la ves en orden y llegas a la 5ª, la metes en una lista, SEGURO, pero lo malo de vayatele y su lista es que los criterios eran de risa, casi nadie la vio, asi que prefirieron meter basuras como QVMT o dr mateo, que son españolas y en una hora tonta, las ves en la tele, pero 24, maltratada por ant3, cuando la ibas a ver si no te apetece? en fin, que los de vya tele pecan de mucho de lo que pecan los que se autodenominan criticos televisivos. que ven 4 series y son la 4 mejores de la historia, una pena, pero si quieren llevar un blog sobre television, deben ver TODA la television, pero prefieren ver GH y mandar a tomar por saco series de calidad como 24.

    Responder
  9. Antara

    Ay, como ya dije, yo vi la primera temporada y empecé a ver ésta por Katee Sackhoff… y me enganché. Voy hasta el final, me está gustando mucho.

    Responder
  10. MacGuffin

    Iba a contestar a Anónimo (explicándole cómo se eligió esa lista "horrenda e ilógica", pero no creo que le importe), pero no tengo fuerzas, la verdad. Hay que ver cómo puede soliviantar una lista personal y no oficial cuando no cuadra en nuestros gustos.

    Responder
  11. Nahum

    SATRIAN: Pero es que yo creo que, precisamente, 24 es una serie que puede engancharse a la mitad y engancha si a uno le gusta el (buen) cine de acción. Bauer es mucho mejor personaje de lo que parece…PROBERTO: Es que yo he visto las mejores temporadas (quizá la 4 bajaba un pelín). Dicen que la sexta era un horror, pero no la ví aún. (Ya sabes que compartimos amor por Al Swearengen y sé que te quedaste casi solo en Vaya Tele con ella). WATANABE: ¡Joé, pues ya es raro! Lo hablamos la vez pasada, pero eres la primera persona que le pone esa pega. Curioso. JB: Si es que tienes que pasar de las televisiones, jeje. MACGUFFIN: Pues creo que la quinta es casi mejor que la primera. Y, como decimos, puedes saltar directamente a ella. Ya se encargan los guionistas de explicarte los agujeros de lo que saltaste. STRING: Umm, yo nunca lo llamaría apología de la tortura (hay un par de artículos anglosajones en esa línea, los buscaré). Que muestra la tortura como último método para evitar males mayores, es evidente. Pero llamarlo apología creo que no es lo correcto. ANÓNIMO: O se pone un nombre o no hacemos nada. En todo caso, ¡no es para ponerse así, hombre! Es, como remarcaba P. Roberto, tan solo un juego… ¡y explicaron muchas veces los criterios de votación! Yo no entré en ese juego (en general, por eso no me gustan las listas) porque no he visto todas las series del mundo y me parece muy difícil marcar un canon. Mírelo por el lado bueno: sí que sirvió como mapa para que mucha gente re-descubriera ficciones muy recomendables. Ya ve que defiendo "24", como usted, pero también le digo que lo que he aprendido gracias al blog de ¡Vaya Tele! no tiene precio. Es, de largo, el mejor lugar de la blogosfera para discutir y aprender sobre series de TV. ANTARA: Yo querría ver la séptima y la octava (por Kate Schakoff y Benito Martínez), pero no me da la vida con tanto estreno.

    Responder
  12. supermike

    Tengo que reconocer que yo me quedé en la primera temporada… Lo cierto es que me gustó, pero como la ví en una semana me saturé!!Y el hecho de, en su día, saber que Jack seguía vivo, su mujer y su hija también, etc. le quitó dinamismo a la serie…malditos spoilers…jajajaja!!!

    Responder
  13. Ten

    Me encanta la serie, adoro a Jack y pese a todo no la considero tan gran serie como dices.Leo cada post buscando argumentos que me hagan cambiar de opinión y salvo la originalidad de la serie en sí que se presentaba en la primera temporada, el resto me parecen historias ridículas y previsibles.Sabes que hasta que no llegues al capítulo 14 no vas a ver la trama autentica y que todo lo anterior se va a resolver para dar paso a algo más gordo.El único argumento que encuentro a su favor es que si a día de hoy todavía sigo viendola es que tiene que tener algo que la hace grande, aunque todavía no sepa qué es.Un saludo!!

    Responder
  14. LoFelip

    La has clavado con el post. 24 es mucho más y poca gente la admira. Por qué no se reconoce a 24 como a The Shield? a la que le gusta a todo el mundo. Y el problema es que mucha gente se estanca en la 1ª y se queda con lo que ha visto y la 5ª temporada, como mencionas, para mí es la mejor temporada que he visto yo en temas seriéfilos.

    Responder
  15. Javier Meléndez Martín

    Acabo de descubrir este interesante blog. Pienso como tú, que 24 es una serie infravalorada. Crear los guiones de 24 no es tarea fácil. Los guionistas de 24 no usan elipsis, flashbacks, flashfowards, personajes imaginarios que dialogan con los protagonistas, sueños… Considero, por tanto, que 24 es una de las apuestas narrativas más arriesgadas en estos tiempos.

    Responder
  16. sidiifni

    Gracias Nahum por los comentarios, tenía ciertas dudas en si ver o no, 24, pero tus recomendaciones siempre han sido para mí, hallazgos maravillosos.
    Saludos.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Engordar para morir: el gusto por lo irreversible | Diamantes en serie
  2.  El soldado sin nombre (Homeland) | Diamantes en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *