, archivado en Homicide: Life on the Street, The Corner, The Wire

Hay dos circunstancias entrelazadas: la muerte de David Mills y la inminente música de Treme. Excusas buenas para volver una y otra vez sobre ese monumento televisivo que tanto nos gusta, The Wire

A pesar de lo que sugieren algunos medios, Mills no fue tan decisivo en The Wire. Pero sí en su precedente inmediato, The Corner, una desoladora miniserie que entronca con la parte más miserable de la obra de Simon y Burns. Las andanzas de Gary, Fran y el joven DeAndre podrían compartir escenario con Bubbles, Bodie, Wallace y los niños de la trágica cuarta temporada: gente decente que un día cogió la salida equivocada para hundirse en el limbo de la heroína o una panda de inocentes que llevan escrita la palabra “exclusión” en su ADN.

The Corner anticipa la crítica social que The Wire despliega hacia el sistema, donde la ansiedad por el pico se convierte en metáfora de un capitalismo que arrambla con todo y con todos. Los desheredados, los pobres, los incultos, los que nunca poseerán la tierra. Mediante un estilo extremadamente realista, The Corner es un docudrama sui generis que pone en imágenes (con muchas caras “conocidas” para los amantes de The Wire) un libro-reportaje de Simon y Burns. Aunque carece de la ambición global de su sucesora, The Corner es un blues que deja un nudo en el estómago y golpea al espectador al recordarle ese otro lado del sueño americano.

Si The Corner prefigura el aliento social, Homicide anticipa la intriga criminal de The Wire. Basada en otra no-ficción de David Simon (de donde también se extrajeron personajes y tramas para The Wire), Homicide es un hito de las las series policíacas, como lo han sido Canción triste de Hill Street, Policías de Nueva York o The Shield. Solo he visto dos de sus siete temporadas, pero suficiente para entender el ambiente de una comisaría de Baltimore donde la coralidad del reparto sirve para ahondar en los conflictos humanos, profesionales y morales de un puñado de agentes de la ley. No es una serie “de” policías, sino una serie “sobre” los policías. Conversaciones filosóficas en la escena del crimen, problemas internos en el grupo, detectives con métodos poco ortodoxos (Pembleton es un tocapelotas como McNulty, pero un poco más listo y mucho más huraño) y la presencia casi agobiante del paisaje urbano de Baltimore:

Una serie muy bien escrita, arriesgada en el fondo y en la forma, con personajes de carne y hueso como el divertido Crossetti, el eficaz Lewis (Clark Johnson, director de los inicios y finales de The Shield y The Wire) y el algo conspiranoico Munch, basado en el verdadero agente Jay Landsman, del que ya hablamos aquí. Munch, además, ofrece uno de los casos de fertilidad diegética más sorprendentes: cuando cerró Homicide, su personaje se “trasladó” a la franquicia Ley y Orden.

¿Merece la pena darle una oportunidad a Homicide: Life on the Street? Sí, por supuesto, ha envejecido con decencia. Incluso hay algún osado que afirma que es mejor que The Wire… Como anzuelo, este sensacional inicio donde se condensa el tono de la serie. Seguro que a David Mills le fascinaban estos diálogos:

“Ése es el problema de este trabajo; no tiene nada que ver con la vida”.

 

——-
Cortesías (Seriéfilo y la fe en Lost

También te puede interesar

12 Comentarios

  1. juan

    Pues vaya que me has dejado tarea, aunque en estas ocasion no repelare por hacerla. Siempre es bueno revisar proyectos emparentados con series de culto ya que es como escudriñar de alguna forma los cimientos sobre los que se levantaron sendos monumentos, es conocer a la prima o a la hermana de tu amiga la exitosa, la guapa.Sobre David Mills, de esos no se dan en arboles,como dijeron en un blog amigo, de ahora en adelante la televisión americana sera un poco peor.

    Responder
  2. Miguel

    Siempre es bien recibida una nueva entrada sobre The Wire y sus aledaños, más aún a 3 días del estreno de Treme.Tengo pendiente buscar los libros de Simon (por pereza y falta de tiempo), pero Homicide sí que la intenté buscar por la red hace no mucho, sin éxito.Mirando ese artículo veo que se ha editado una caja con todas las temporadas (y la misma tipografía que The Wire en el título…), no sé si será lo que estás viendo, en cualquier caso, sabes si incluye subtítulos en castellano?Saludos.

    Responder
  3. MacGuffin

    Munch, además, salió en un capítulo de la quinta temporada de Expediente X que contaba el nacimiento de Los Pistoleros Solitarios 🙂

    Responder
  4. Nahum

    WATANABE: ¡Qué envidia saber que aún te queda algo por disfrutar por primera vez! Pero lo digo: hay algo mejor que ver The Wire; volver a verla. Es inagotable. JUAN: Sí es interesante el aire de familia, sí. Incluso hay un personaje (un poli llamado Bobby Brown… interpretado por sí mismo) que está en The Corner y en The Wire. TREME: Intuyo que Treme será más en la línea sociológica de The Corner, ¿no? Por algo andaba ahí David Mills. La caja que han editado no tiene subtítulos en español, ni en amazon UK ni en USA. Pena. MACGUFFIN: Por eso te enlazo con Munch. Pero es que el resto de series que citas no las he visto. Bueno X Files sí, pero no sé si alguna vez vi ese capítulo.

    Responder
  5. antonio

    Alberto: Gracias por tus comentarios y sobre todo pro rescatar Homicide, que efectivamente es todo lo que dices y más. Es la madre de The Wire, ciertamente, y tiene un encanto al estilo de James Ellroy que no deja de sorprender. En ese orden, quisiera destacar Southland, que si bien es bastante más inocentona, ha resultado todo un descubrimiento, y afortunadamente la rescataron para una segunda temporada. En otro orden, estoy terminando de ver otra serie "policial", pero desde la vereda del frente, que me tiene francamente deleitado: Romanzo Criminale. Creo que todos leeríamos con gusto un análisis tuyo de ella, y especialmente de la escena del primer capítulo con "The passenger" (Iggy Pop) de fondo…. sublime, de lo mejor que he visto en muchos años. Una escena llena de vitalidad, dramatismo y una excelente producción, además de muy real. La forma en que los manifestantes apedrean a la policía (mientras esta los gasea) es sólo propia de temperamentos latinos. Los gringos no podrían haberla hecho, con todo el respeto que le tengo a David Simon y otros. Gracias de nuevo. Es un gusto leer tus análisis

    Responder
  6. Kratos

    The Corner la tengo pensada ver en verano y Homicide la verdad es que no la conocía de nada, apuntada queda en mi lista de pendientes.

    Responder
  7. OsKar108

    Tengo los (pocos) capítulos de The Corner porahí para verlos en algún momento, y alguna que otra vez me han entrado ganas de ponerme con Homicide (¿hay subtitulos y tal de la serie al completo?).Que grande es The Wire. David Mills D.E.P.¡Saludos!

    Responder
  8. Peter Petrelli

    Nunca se me habriia ocurrido ver Homicidio. La recuerdo de hace unos años en la tele y me parecia un puro infumable… Pero claro, tampoco conocia tantas series antes!Con el fragmento de inicio que has puesto ya me has cautivado. El gordo diciendo las diferencias entre un hombre y una mujer al volver de la tienda no tienen precio…Gracias por la suigerencia ALberto

    Responder
  9. Moltisanti

    Como gran seguidor de The Wire que me considero, no entiendo como todavía no he podido ver tanto una como la otra. Ni que decir que están en mi lista negra.Eres como una enciclopedia de The Wire y no puedo hacer otra cosa, que no sea volver a darte las gracias por ello 😉

    Responder
  10. Ivan | Segunda Mano

    The Wire es la serie mas grande que he visto jamás; una serie rápida, con ritmo, llena de buenos personajes, metódica, real, compleja y bueno bastante fascinante..
    Donde cada capítulo es digno de admiración técnica y donde los personajes están reflejados de una forma tal en la que irreversiblemente congenias con ellos de alguna forma y es que el verdadero protagonista de esta serie es el ser humano.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *