, archivado en Artículos, Cursos y conferencias, The Wire

[Actualización: aquí puede acceder y descargar el ensayo académico publicado bajo el título: “This America, man. El realismo como crítica ideológica en The Wire“, en Imaginar la realidad. Ensayos sobre la representación de la realidad en el cine, la televisión y los nuevos medios, editado por Marta Torregrosa, Comunicación Social, Sevilla, 2010, pp. 111-122. ]
Estos días ando más liado de lo normal porque estoy ultimando una comunicación para el Congreso “IMAGEing Reality. La representación de la realidad en el cine, la televisión y los nuevos medios“. He escogido hablar de The Wire, la serie que más a fondo ha llevado la noción de realismo en la televisión anglosajona.

En mi ponencia reflexionaré sobre las estrategias textuales y contextuales que provocan esa profunda sensación de verdad. Examinaré el origen periodístico de las historias y cómo las biografías profesionales de sus creadores permean todo el relato (Pryzbylewski, por ejemplo, es un alter ego de Ed Burns); abundaré en la sobriedad estilística, el uso de actores no-profesionales, la constante presencia del paisaje de Baltimore o la narración fragmentada y expandida que pretende recrear un fresco de la ciudad contemporánea, sus gentes y sus instituciones. Y explicaré -ésta es mi tesis- que todos esos recursos realistas conforman una estrategia para activar una dura crítica sociopolítica a dos mitos americanos, como describen en Jump Cut: el de que el trabajo duro te llevará a la riqueza (el sueño americano); y el de que los Estados Unidos son un lugar de inclusión, donde siempre hay “un sitio para ti”.

Espero ansioso la discusión del Congreso, para acoger nuevas ideas y revisar las mías. Pero me interesa destacar aquí como, mientras trabajaba sobre el realismo en la serie, me he encontrado con varias curiosidades:

1. Entre los actores no-profesionales que pueblan la serie, hay varios papeles secundarios interpretados por personajes públicos de la ciudad de Baltimore y el estado de Maryland. Aparecen en diversos cameos Kurt Schmoke, antiguo alcalde de la ciudad, o Robert Ehrlich, ex-gobernador del estado. Y muchos más. En papeles de más enjundia, se puede apreciar cómo el sensato detective Mello está interpretado por Jay Landsman, oficial de policía en la vida real. Lo curioso es que Jay Landsman (con sus frases y vivencias reales) es también un personaje ficticio de The Wire, el poli rechoncho, guasón y competente interpretado por el Delaney Williams.
También mantiene su nombre real el antiguo jefe de policía de la ciudad, Ed Norris (sancionado por corrupción), que paradójicamente interpreta a un detective que siempre se queja del cuerpo de policía. En la misma línea, durante sus trabajos periodísticos, David Simon conoció a un antiguo gángster de la ciudad, Melvin Williams, quien ahora ejerce el papel de diácono de la parroquia en las últimas temporadas.
Pero quizá el caso más curioso sea el de Snoop “Felicia” Pearson. Nacida y criada en los barrios bajos de Baltimore, Pearson cuenta con una biografía de violencia y marginación muy similar a la que proyecta su personaje en The Wire. Simon y Burns decidieron darle una oportunidad tras conocer las penurias de su vida y su intento por redimirse mediante la actuación tras una estancia en la cárcel. Aquí se lo cuenta ella misma a Larry King.
2. Clark Johnson es actor y cineasta. Su relación con Baltimore y Simon proviene de los años de Homicide. Johnson entra en la quinta temporada de The Wire para hacer el papel de Gus Haynes, un periodista de raza, en extinción. Pero estuvo en la serie desde el inicio: dirigió el piloto. Y volvió para encargarse de la despedida de la serie. Lo más llamativo es que Johnson también se encargó del primer y del último episodio de la otra gran serie policíaca de la década: The Shield. No puede ser casualidad; intuyo que Johnson -poniendo las bases de los primeros capítulos, cerrando las epopeyas- tiene algo que ver en la calidad de ambas series.
3. The Wire es grandiosa porque contribuye mucha gente de talento en su milimetrada e ingente escritura. Conocía la obra de Dennis Lehane, autor de Mystic River y Adiós pequeña adiós. La fascinante y sorprendente Shutter Island es la última novela suya que he leído. En esta última, Lehane abandona los suburbios de Boston para contarnos un thriller psicológico ambientado en una inquietante isla. Recomiendo su lectura a todo el mundo antes de que su adaptación desembarque en nuestras pantallas de la mano del dúo Scorsese-DiCaprio. Lo que no sabía es que Richard Price y George Pelecanos, guionistas también de The Wire, son dos de los grandes de la novela negra norteamericana. ¡Me falta tiempo para buscar sus libros…!
4. La importancia que está adquiriendo The Wire se aprecia en la cantidad de literatura crítica que está produciendo. Una serie con infinitas lecturas, con artículos de notable interés que abarcan los muchísimos temas sociales, culturales y políticos que las cinco temporadas ponen en juego. Aún así, al zambullirme en ellos, nunca olvido lo que Barthes llamaría “el placer del texto”. Porque hay una cosa mejor que investigar sobre The Wire: verla una y otra vez. Y poder rememorar, por ejemplo, sus quince mejores momentos.

También te puede interesar

21 Comentarios

  1. satrian

    Te cojo la recomendación del libro de Shutter Island, a ver si puedo leerlo ahora que parece que se retrasa el estreno de la películas.Curiosísimos los datos, incluso las relaciones entre los personajes reales y los que interpretaban en la ficción, increible.

    Responder
  2. OsKar108

    Molan las curiosidades que has explicado. Que grande es esta serie, no me extraña que la hayas escogido como referencia para hablar sobre ella.No sabía que Shutter Island es del mismo escritor de Mistyc River y Adios Pequeña Adios (las novelas que no los guiones); si tengo tiempo intentaré leer Shutter Island, pero no prometo nada xD.¡Saludos!

    Responder
  3. MacGuffin

    Y además, la peli que Ben Affleck dirigió de "Adiós pequeña adiós" (estupenda) está muy marcada por el estilo de The Wire.

    Responder
  4. Nahum

    SATRIAN: Había muchos más datos de ese estilo, pero solo he escogido unos cuantos. Por ejemplo, de dónde viene la cicatriz del personaje de Omar (es una cicatriz verdadera, en una pelea… en Brooklyn). Shutter Island me gusta mucho. Si fueras de Pamplona, te lo dejaba ahora mismito. OSKAR: La escogí sobre todo porque creo que es el intento más radical de "pintar" la realidad contemporánea. Y, desde luego, como amante de la novela negra le atacaré a los otros dos autores. MCGUFFIN: Tanto "Mystic River" como "Gone Baby Gone" me parecen excelentes películas. Hay una crítica que hice para una revista publicada en el enlace que pongo. Ah, y allá salen un par de actores que aparecen en "The Wire", como Amy Ryan y Omar. KOBOL: Espero escribir en breve sobre "The Corner". La cantidad de actores de The Wire que aparecen allí es increíble…

    Responder
  5. e

    Crees que los actores no profesionales proporcionan más 'realismo' a una serie?. Para mí que la amateurización consigue todo lo contrario. De todas maneras, el término realismo, no está ya extinguido? No se había llevado a sus últimas consecuencias en Ulises y estábamos de vuelta? No debería ser la ficción una maquinaria que no necesita nada ajeno a sí misma para comprenderse?

    Responder
  6. Toni

    Ooooh nuestra serie favorita. Vuelve McNulty vuelve…Cuando vi a Felicia me vi obligado a investigar sobre ella, y es cierto el gran parecido entre actriz/personaje. Pero habría más que decir, por ejemplo, si rebuscáramos más entre los "esquineros", ¿no crees?

    Responder
  7. Little Johan

    The Wire consiguió algo único, que es trazar el perfil sociológico de una ciudad de una manera tan, tan real…No conocía algunas de las curiosidades. Leí hace tiempo q fue el actor que interpreta a Omar que descubrió a Snoop en un bar de Baltimore, algo así.

    Responder
  8. Moltisanti

    Me has tocado al fibra sensible con la entrada, en serio.Prácticamente no concoía ninguna de las curiosidades que citas y que voy a decirte, me han encantado, como todo lo que has tratado en general.Me encanta que compartamos esta afición por la que es seguramente la mejor serie de la historia.Deseando ver tu reflexión sobre la conferencia que segur oque tendrás mucho que contarnos sobre ella.

    Responder
  9. MFAL

    Adiós pequeña adiós no me gustó demasiado, pero Mystic River es una bellísima película, de mis favoritas sin dudarlo y sí, tiene un estilo "The Wire", son dos joyas parecidas.uN SALUDO.

    Responder
  10. Alfon Swearengen

    The Wire representa el ejemplo perfecto de como los tratamientos de temas socialmente comprometidos, tienen que ir de la mano de buenas historias. Es algo que por desgracia no ocurre con frecuencia. Y más en nuestro país, donde todavía hay directores que creen que un tema puede legitimar una película. Y no señores, no es así. Es fascinante la vida de David Simon y Edward Burns. Una pareja que ha marcado las pautas de cómo representar la realidad de forma fiel, pero también fascinante. Sin caer en la sensibleria ni en el tremendismo. Son capaces de convertir una enorme roca de granito en el más brillante y sofisticado diamante. Las lentes de las cámaras que emplean para rodar sus series son de cristal de Bohemia.

    Responder
  11. Nahum

    E: Lo de actores amateur ya lo hacía el Neorrealismo italiano con muy buenos resultados. En el resto, con eso de no necesitar nada ajeno, no termino de estar de acuerdo. Pero sería un debate demasiado largo…TONI: Entre los esquineros no sé muchas historias. La más llamativa que encontré fue la de Snoop; ¿tú sabes otras? MOLINOS: gracias, sí, sí, lo vi aquella mañana y lo puse en Twitter. Interesante, ¿no? MOLTI: Es curioso como cada vez más gente la cita como la mejor serie de la historia, desplazando a Los Soprano. Yo si tengo que elegir entre esas dos, no tengo duda…MFAL: A mí también me gusta más Mistyc River, pero creo que el debut en la dirección de Ben Affleck es una estupenda película, con esa ambigüedad tan marca de la casa. SPINOFF: lo fue, lo fue. Ya coincidiremos en otro Congreso, seguro. SERIÉFILO: ¿Qué te voy a decir? Gracias, amigo. ALFON: Me ha gustado eso de que algunos creen que "el tema puede legitimar una película". La mejor tradición del cine político siempre ha ido de la mano una narrativa trabajada y nada maniquea.

    Responder
  12. stgmarsan

    Me interesa muchísimo el tema de la ponencia, ¿podremos leerla en algún sitio, estará disponible? Un post estupendo, desde luego.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Alberto N. García
  2.  El realismo como crítica ideológica en The Wire | Diamantes en serie
  3.  Iker Huarte
  4.  Burri
  5.  Jesús López de Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *