, archivado en Hell on Wheels

Hell on Wheels es un western con la pólvora mojada. Un quiero. Y no puedo.

Estética y narrativamente, la apuesta fronteriza de la AMC está anclada en los ochenta, cuando el género -en franco declive, tras los patéticos estertores del spaguetti- chapoteaba por las alcantarillas del mainstream (¿Silverado, quizá?). De ahí que Hell on Wheels haya de enfrentarse a dos grandes problemas que, además, coinciden en rima: Eastwood y Deadwood. El primero devolvió al género un lustre clásico, de pulso trágico y hondura homérica; la segunda abría el género en canal para exponerlo en carne viva, sin apósitos ni colonia.

Erré en mi primer disparo. El mayor catacrac de Hell on Wheels es que actúa como si estos dos gigantescos no hubieran existido. Y esto la abandona en una insípida tierra de nadie: le falta sangre en la distancia corta, le sobra luz en la puesta en escena, no acierta con la resonancia mítica del género y balbucea -de forma casi infantil- al reflejar aspectos sociales como el choque racial, el machismo, la violencia o la hipocresía como método de supervivencia.

Dado mi amor al género, quiero pensar que Hell on Wheels tiene arreglo. Potencial, lo llaman. Sí. Quizá esto necesite un tiempo para encontrar su sitio. Recordemos que Southland anduvo mareada durante sus dos primeras temporadas porque no lograba encontrar voz propia, acomplejada como estaba por la sombra de The Shield; ahora es uno de los dramas más sólidos. Quizá este western de la AMC pueda escapar en algún momento de la “estela Deadwood”, esa comparación que tanto daño le hace. Si quiere sobrevivir (ya hay segunda temporada anunciada) ha de repensar su campo de batalla: no puede competir con el western tradicional, así que le vendría bien escorarse/hibridarse con géneros de mayor esperanza de vida.

Porque hay elementos interesantes en esta serie, aunque a la hora del cierre hayan quedado aguados. La venganza como motor de la trama, por ejemplo, se ha despachado con aroma de mcguffin; daba para más. Un personaje tan fascinante como “El Sueco” ha terminado siendo “un cacas”, qué pena. Las prostitutas, un clásico del Oeste, apenas han rebasado la condición de sombras. Y el malo malísimo, el empresario de ferrocarril interpretado por Colm Meaney, ha resultado que no era tan malo ni tan empresario.

Así es díficil levantar épica. Como decía antes, la escritura no es sutil, sino que remarca en los diálogos lo evidente de la acción. Common es uno de esos raperos que sabe actuar, pero la complejidad de su personaje resulta en todo momento previsible, esto es, plana. Como toda la trama. No hay sorpresa, no hay regates. Porque, para colmo, cuando se ponen a driblar resulta que las jugadas más arriesgados (las escaramuzas con los indios o el descenso a la locura del predicador interpretado por Tom Noonan) acaban derivando en cutrerío.

No aventuraría que Hell on Wheels es aburrida, qué va. Tiene alguna secuencia aguerrida, un protagonista interesante y pequeños hallazgos visuales… pero la sensación global que deja esta nueva apuesta de la AMC es de indiferencia. De mucho figurante sin fuste. De conflictos sin munición e infierno sin llamas. De producto simplemente correcto, ergo prescindible.

Y esto de la falta de personalidad, en un género tan radical como el western, equivale a firmar tu sentencia de muerte.

A todo esto, ¿alguien la ha visto?

También te puede interesar

19 Comentarios

  1. luisl

    Últimamente AMC va a por lo seguro. De las últimas 3 a la única que le veo algo de potencial para mejorar es a The Walking Dead.

    Y no, no vi Hell on Wheels.

    Responder
  2. fasensio

    Ya desde el piloto vi que le faltaba chicha a la cosa, pero aún así le di un voto de confianza por mi afición por el género. Según pasaban los capítulos me fue decepecionando más y más, y en estos momentos ni siquiera la he terminado, aunque pienso hacerlo, por aquello de juzgar la temporada en su conjunto.

    Aunque la serie tiene cosas interesantes (sobre todo en su parte visual, aunque en ocasiones también detalles de dirección), creo que los guiones son, más que flojos, directamente malos (diálogos demasiado expositivos, sin espacio para sutilezas, personajes desaprovechados y sin matices, y tramas estancadas, sin recorrido y sin verdaderos conflictos).

    No creo que mejore en la segunda. En cuanto la termine, me bajo del caballo.

    Responder
  3. mariano

    Todo lo que le falta de western a Hell on Wheels lo posee Justified en creces. Una decepción realmente, vi hasta el 4to capitulo, todos los personajes son predecibles y ese halo de misterio que rodea a Cullen Bohannan no genera nada. Los intereses políticos resultan simplones y tontos. La verdad una serie somnífera, sin personajes con motivaciones fuertes que generen un verdadero vértigo en la narración. No creo darle mas oportunidades, con Justified me basta y sobra.

    Responder
  4. raúl

    Yo vi los 2 primeros capítulos, nada más.

    Últimamente la AMC está fallando… Los zombies aburren a un muerto (chiste malo) y The Killing dejó un sabor a engaño. Esperemos que las nuevas temporadas de Mad Men y Breaking Bad suban el listón

    Responder
  5. MacGuffin

    En los 80 hubo algún western tirando a crepuscular interesante, como el mismo Silverado o El jinete pálido. Y Hell on Wheels no resiste la comparación con ninguna de las dos :).

    Su caso, creo yo, demuestra mucho mejor que The Killing o el backlash contra The Walking Dead los peligros de santificar a una cadena por dos series. Que Mad Men y Breaking Bad serán muy buenas, pero no dejan de ser sólo dos series. Nos hace falta un poco de medida.

    Responder
  6. carlos

    Completamente de acuerdo con Macguffin, no podemos santificar a la AMC solo por tener dos de las mejores series actuales. La historia de The killing está ya muy trillada y no aporta nada nuevo, es más de los mismo, con una temporada habría tenido más que suficiente, The walking dead no termina de despegar desde su capítulo piloto, y con Hell on Wheels se demuestra que con una buena factura técnica no se hace una buena historia.

    AMC está a años luz, de momento, de la gran HBO

    Responder
  7. String

    Mas o menos de acuerdo, no es gran cosa pero tampoco es mala, se puede ver, no sé por qué pero creo que va a ir mejorando en la segunda temporada, ya veremos. Menuda decepción con \”The river\” mala mala mala.

    Responder
  8. Mobius87

    Yo vi la 1ª temporada entera, pero, en principio, que no cuenten conmigo para la 2ª.
    No descarto volver a ella si oigo (os leo) que mejora bastante (cosa no complicada), pero para a supuesto una decepción bastante grande.
    A priori era una de las series que más esperada del otoño, y ha terminado costando mucho acabar la temporada.

    Responder
  9. OsKar108

    Yo también la he visto, y me lo estoy pensando muy mucho si \”volveré\” para la 2ª. Has acertado bastante en lo que yo opino también de la serie, tiene sus cosillas buenas pero, como mínimo, otras tantas de,quizá no malas, pero sí, un tanto flojas.

    P.D. Aún tengo pendiente Deadwood (entre otras….).

    ¡Saludos!

    Responder
  10. Warren Keffer

    Yo he visto la temporada entera también. En cada episodio esperaba que por fin desplegara ese potencial que parece tener, pero nada. Entretenida sin más, con un regusto a desaprovechada constante.
    En mi blog le hago un repaso a fondo.

    Responder
  11. SerieManíaco

    Totalmente de acuerdo con el post, como casi siempre. La serie se queda en un quiero y no puedo, los personajes conforme pasan los episodios están más desdibujados y al genial protagonista no se le exprime todo el wiski que corr por sus venas, tiene mimbres para ser una serie genial, pero todavía no lo ha conseguido.

    Yo de momento, le doy una oportunidad para una segunda temporada ya anunciada.

    Saludos a todos

    Responder
  12. pixput

    Acabo de terminar la primera temporada, y concuerdo bastante con el análisis. Sin embargo tengo que decidir que tiene algo que me ha enganchado. Debe de ser el \”potencial\” que se ve que tiene y que hace que estés pendiente por si acaba de asomar.

    Una pena como desaprovechan al \”sueco\” y como llevan la trama del \”reverendo\”.

    De todas maneras, analizando el final, parece mas un series finale que un final de temporada. Solo ha faltado que en la ultima imagen hubiese aparecido Bohannon galopando hacia el atardecer.

    Veremos por donde van los tiros en la segunda temporada. Espero que acabe siendo esa gran serie que todos los amantes de Deadwood esperábamos que fuera.

    Saludos

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Diamantes en serie
  2.  Bitacoras.com
  3.  gentedigital
  4.  Alberto N. García
  5.  'Godless' y el pecado original - Diamantes en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *