, archivado en The Wire

Para mis amigos Rafa y Javi S., que se enamoraron perdidamente de Baltimore.
——–
“La infancia es una eterna promesa que nadie mantiene” (Kate Wiggins). Así lo certifica la cuarta temporada de The Wire, que sale mañana a la venta en España (¡por fin!). Mi entrega favorita. La más completa, realista y cruda. El retrato poco amable de la ciudad contemporánea abre el foco para centrarse en la semilla de la convivencia social: la escuela. Por supuesto que siguen las pesquisas policiales, la lucha política de un alcalde que nació “blanco en una ciudad negra” y el monopolio del nuevo emperador de la droga que convertirá la ciudad, literalmente, en un cementerio:

 

(A partir de aquí, detalles de la trama) Ya es casualidad que la mejor temporada tenga a McNulty fuera de cobertura, en busca de una redención que se revelará imposible. Pero eso forma parte de la grandeza coral de The Wire: el protagonista en el dique seco y la historia ni se resiente. Otros dos policías desahuciados han optado por un nuevo camino: el bueno de Prizbilewski es ahora un maestro de escuela y Bunny Colvin colabora con un experimento educativo y social de la John Hopkins University. Ambos, descubriremos con melancolía, son caminos sin salida. Como las medidas de Carcetti.

Por eso esta cuarta temporada de The Wire resulta la más demoledora: porque evidencia que la reforma es inalcanzable. Que el propio sistema está viciado y coagula cualquier intento de dejar pasar sangre nueva. Y por esa misma razón la trama se ubica en el inicio de cualquier pacto social: la escuela, el lugar donde, junto a la familia, se aprenden los valores básicos. En el gueto de Baltimore ya sabemos que la familia no existe: la droga y el crimen las han desestructurado , convirtiéndola en pantomima. Por eso la verdadera familia es la calle y la escuela tiene que cargar con un peso extra que, la mayor parte de las veces, no puede soportar sobre sus hombros.

 

 

Todo este pesimismo social convierte la cuarta temporada de The Wire en un réquiem, un canto fúnebre por las risas y los juegos de Namond, Michael, Randy y Dukie. El fin de la inocencia. Todos obligados a hacerse hombres a golpes, en un terreno hostil para cualquier atisbo de ternura y humanidad. Simon y Burns despliegan un devastador juego de espejos donde el ciclo de violencia y marginación se repite: Randy es pasto de correccional y servicios sociales, Dukie será un nuevo drogadicto errante, Michael se apunta a la ley del más fuerte y solo Namond encuentra una puerta de salida gracias al empeño de Bunny Colvin. El resto de figuras paternas fracasan. De hecho, dos de los momentos más duros de toda la serie (uno emocional y otro físico) aluden a este naufragio: la impotencia del sargento Carver en esta inolvidable secuencia con Randy y la brutal paliza de Chris Partlow al padrastro de Michael. ¡Glups! 

Toda esta tragedia griega se condensa de forma magistral en un final electrizante, donde no falta nadie, a ritmo de Paul Weller. Visionado obligatorio para los amantes de la serie:

 

 

———
Cortesías (El “Cahiers du Cinéma” de La caja de Spoilers y Comunicación Pública con El ala oeste)

También te puede interesar

14 Comentarios

  1. satrian

    Toda la historia de Hamsterdam y el Mayor Colvin me maravilló, pero como se integra en la trama escolar me pareció un giro de maestros.A mí todo el tema de la enseñanza me saca de mis casillas, como una y otra vez se relega a un segundo plano, como una necesidad de segundo o tercer nivel, ya lo dijo Bartlet, la enseñanza debía tener la máxima prioridad en cualquier gobierno.Pero desde luego Prizbilewski brilló con luz propia esta temporada.

    Responder
  2. Kratos

    Una joya, y posiblemente sea tambien mi temporada preferida. Todas las series tienen a alguien un poco más protagonista, pero en este caso como bien dices el supuesto protagonista no aparece y la serie sigue igual de bien o incluso mejor. Una serie imprescindible.

    Responder
  3. Little Johan

    Mi madre lleva de maestra más de 10 años en una zona de Palma que, salvando las distancias, sería el equivalente a lo que enseña esta temporada. Familias pobres, sin recursos, padres en la cárcel, servicios sociales, drogas, etc. Y lo que refleja The Wire es estremecedoramente real. Y aunque a veces nos pueda parecer muy lejano lo que cuenta la serie tb existe en nuestro entorno, y es lo que hace enorme a The Wire porque siendo un caso concreto puede extrapolarse a otros sitios. Sin duda la cuarta temporada es una maravilla, pero no diría que sea mi favorita porque elegir una es sumamente complicado. Muy buen post.

    Responder
  4. OsKar108

    Siempre que hablas de The Wire consigues emocionarme, por lo bien que lo haces y por traerme recuerdos de lo mucho que disfruté viéndola. Me resulta tan complicado decantarme por una temporada que solo diré que esta 4ª es Excelente, con todas las letras. Los actores jóvenes, que son los auténticos protagonistas esta temporada (con permiso de Pryzbylewski, Marlo y cía. y Carcetti) están sensacionales cada uno en su rol.¡Saludos!

    Responder
  5. el gótico

    Me han recomendado demasiadas veces The Wire como para que no intente su visionado. Y eso que por naturaleza no tiendo a ver series. Mas pereza que otra cosa, nada personal, prefiero la concisión horaria de una película. Pero el caso es que con The Wire lo voy a intentar, porque ya es gente con habilidad quien la que la pone por las nubes. Un saludo.

    Responder
  6. Moltisanti

    La cuarta me dejó la sensación de seguir excarvando en el interior de Baltimore pero mirando directamente a la quinta y última temporada. Preparó el terreno, colocó nuevas piezas en el tablero y nos ofreció la misma lección magistral de siempre.No me acordaba de esa escena final… enorme. Me ha hecho gracia ver al verdugo de Omar por ahí. En cambio la incial nunca se me olvidará. No es nada del otro mundo pero en su momento me pareció taaaaaan The Wire…Siempre que te leo me terminas dejando con más ganas aún de revisionarla…

    Responder
  7. wylisss

    Voy a escribir algo sobre la serie tal y como me has animado Alberto, con la condición de que sigas escribiendo mas artículos sobre The Wire ;)Empecé a ver la serie gracias a este blog, y creo que el nombre de éste es sin duda una descripción de esta serie incomparable como es The Wire, una auténtica joya.Estoy terminando la quinta temporada, veo cada minuto con una pena brutal, y envidio a aquel que no la haya empezado todavía y sea capaz de apreciar los millones de detalles que cuenta en estas historias.Es una serie distinta a todas las que he visto antes, no juega con el timing de sensaciones del espectador en el tiempo que dura un episodio, como hacen muchas series actuales y de antes, al estilo de Lost o ahora Flash Forward (y eso que estas dos series son logran un buen resultado de momento). Tampoco es una serie del estilo a House, Fringe o los CSI, que puedes ver el episodio 1, luego el 13 y no notar diferencias, salvo en el peinado de los actores…The Wire cuenta una historia, la de la ciudad de Baltimore, con un nivel de detalle que sorprende por lo creíble que es la realidad que presenta.Gran detalle Alberto el que comentas respecto a que en la cuarta temporada la serie le quita protagonismo a su actor principal (McNulty) y no ésta no pierde calidad, algo dificilísimo para cualquier serie. En la quinta temporada vuelve McNulty, mas McNulty que nunca…Saludos a todos los seriéfilos y serieópatas ;)Rafa.

    Responder
  8. Seriálicos Anónimos

    Joé, joé!!! Lo que me queda por ver??? Quién me ofrece otra vida para disfrutar The Wire, El ala oeste…, etc??????En fin, resignación es lo que queda, otra consecuencia más de nuestra dramáticacultura audiovisual…S.A.

    Responder
  9. Nahum

    SATRIAN: Por eso me parece más trágica aún si cabe esta temporada, porque juega con la clave de todo: la educación. KRATOS: Ahí un post por escribir, amigo. ¿Qué otras series han perdido al protagonista y han seguido tan vivas? No pasó en Expediente X, no ha pasado en CSI Las Vegas…LITTLE JOHAN: Tu madre es una heroína desde el minuto 1. Eso sí es vocación. La grandeza de The Wire, como siempre digo, es que Baltimore es universal. La crítica sociopolítica es aplicable a cualquier país occidental. OSKAR: Gracias. A mí me gustan todas las temporadas mucho, pero esa "veracidad" que despliegan los actores jóvenes me parece insuperable. GÓTICO: Yo hice caso a vuestra recomendación con Dead Set y Garth Marenguis. Ahora me toca devolver el favor, jeje. WATANABE: Desesperanza, esa es la palabra. Voy a leerte en cuanto tenga tiempo. MOLTI: Pues por lo que tengo entendido, no estaba nada claro que supieran que iba a ver una quinta temporada. De hecho, pasaron dos años entre una y otra y casi nos quedamos sin McNulty de vuelta, aliado con Lester. WYLISS: Gracias, amigo. Seguiré escribiendo. No he citado esta vez a tu querido Omar, pero habrá tiempo de volver sobre él. Que sepas que esperé hasta calcular que habrías terminado la cuarta, jeje. Porque sabía que tendrías la mandíbula por el suelo. ¿Las ve tu esposa contigo? SERIÁLICOS: Sí, hay mucha ansiedad, mucho que ver. Pero esta me ofrezco a volver a verla contigo. I promise.

    Responder
  10. wylisss

    Sí que veo la serie con mi esposa, aunque a veces tengo que resumirle lo que ha pasado en el capítulo debido a haberse quedado eclipsada jeje.Hoy veré el último episodio de la serie, ya comentaremos la 5ª temporada. Volviendo a la 4ª, al principio no cuadra mucho el tema de los colegios con las temporadas anteriores: Avon, el griego, Stringer & Marlo, poco a poco vas viendo la evolución de las personalidades de cada uno de los chicos y sus tendencias, para terminar quedando totalmente definidas, e integradas en la sociedad del Oeste de Baltimore…Me toca decidir otra serie ¿?

    Responder
  11. wylisss

    Una curiosidad mas de la serie que no sé si se ha comentado ya, es el personaje de Cheese, sobrino de Proposition Joe, el actor es en realidad un famoso cantante de rap estadounidense llamado Method Man, su nombre sale en los créditos…http://www.method-man.com/

    Responder
  12. Moltisanti

    No tenía ni idea de eso. No llega a haber una quinta temporada y no vuelvo a ver una serie de la HBO. Gracias a Jacob que al final la hubo y puso el brohe final a una serie redonda de principio a fin.I LOVE THE WIRE

    Responder
  13. Nahum

    WYLISS: Yo no he convencido aún a la mía… y mira que lo intento. Pero ya caerá. ¿Otra serie? Por completar el cuadro del cine negro, yo empezaría con The Shield. Ve el piloto y luego échale un ojo a un post de abril sobre la serie. El resto vendrá rodado, jeje. MOLTI: "Gracias a Jacob", jeje. Ya estás calentando motores para el 2 de febrero, eh. La HBO vio tanta calidad (a un coste razonable) que no pudo decir que no a ese cierre propuesto por Simon y Burns.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *