, archivado en Supernatural

Con permiso de las aventuras de Merlín y las desventuras de Dexter, Supernatural es la serie más placentera de las que sigo al día. Esta quinta temporada está resultando vibrante y equilibrada. Y divertida como pocas. El último episodio (Changing Channels) fue un alivio de tensión, una carcajada prolongada que toma como referente aquel Permanezcan en sintonía (Stay Tuned) que tan acertadamente parodiaba al espectador “pop-moderno”. Aquí el tráiler de los Winchester; me entra la risa floja solo de recordarlo:

 

Para quienes aún no le hayan dado un tiento a Supernatural, recupero el artículo que escribí para mi colaboración bimestral con Nuestro Tiempo: su intención era ganar adeptos para la causa de los Winchester… Para los convencidos de la serie, les remito a compartir pasión en “Mis experiencias sobrenaturales“.
(Texto publicado en el número 658 de la revista Nuestro Tiempo, p. 102) 

La lucha contra las huestes de Lucifer se prepara para su quinto asalto. El Bien contra el Mal y, en medio, la familia Winchester. Sam y Dean son los hermanos que protagonizan Supernatural (CW), una serie gozosamente adictiva que nos transporta a aquellos relatos contados al abrigo del fuego o en noches de luna llena. Una atmósfera inquietante –poblada de días nublados y noches amenazantes– para historias contadas con cuajo narrativo, donde los creadores saben tensar el relato, soltar lastre humorístico o sacarse un as de la manga en el momento más inesperado. Con una estructura de road-movie, los Winchester transitan por carreteras secundarias y pequeñas ciudades donde el terror acecha a ritmo de un electrizante rock’n roll.

En la primera temporada predominan los episodios independientes: pequeñas aventuras que dibujan una cartografía del mal donde pululan brujas, espíritus malignos, demonios, vampiros, zombies… Sin embargo, a partir de la segunda temporada el verdadero Enemigo asoma su rostro y el conflicto gana en continuidad y hondura dramática, en torno a un hilo conductor épico: la guerra contra el ejército de las tinieblas. Estas características bastarían para hacer de Supernatural una propuesta entretenida aunque, quizá, rápidamente olvidable. Sin embargo, hay dos chispas que encienden la mecha de la genialidad: un sanísimo humor negro y la sugerente relación entre los dos hermanos. Por un lado, Supernatural podría ser, junto con El ala oeste, la serie dramática más divertida: las carcajadas saltan con los juegos de identidades que se inventan, el “caradurismo” de Dean, la ironía ante el peligro o los dos o tres desternillantes episodios absurdos que ofrece cada temporada. El segundo elemento diferencial es la conexión fraterna, donde se intuyen rebeldía y protección, amor y culpas, reproches y complicidad; una simpática actualización de las clásicas buddy-movies que se va oscureciendo –y mucho– a medida que el Apocalipsis se avecina. Porque la inevitable batalla final está cerca. Quizá demasiado.

———
Cortesías (Seriéfilo y la devoción por V)

También te puede interesar

11 Comentarios

  1. satrian

    Kripke se queda a gusto en el último capítulo criticando todo lo que no le gusta de la televisión, básicamente la competencia 😛

    Responder
  2. Van Hessa

    Aunque el último episodio me ha parecido fenomenal, muy divertido, yo prefiero los episodios del tipo "The End", el cuarto de esta quinta temporada, desde el cual no tenemos nada realmente heavy que llevarnos a la boca.No le hago ascos a los episodios cómicos, pero necesito ya algo de seriedad y trascendencia. Menos mal que el décimo está cerca, Abandon all Hope… aunque después se nos avecina un horrible parón.

    Responder
  3. Anonymous

    Todos los episodios con el bromista son divertidísimos, extraña que me ria mucho más con algunos episodios de Supernatural que con cualquiera de mis series de comedia favoritas. Ya que el próximo capítulo también pinta algo cómico, diría que nos espera una zona oscura dentro de poco.Cada semana espero con ilusión el nuevo capítulo y cada vez que lo acabo y se me pasa la ilusión me entra la pena de pensar que estamos un capítulo más cerca del final. Echaré de menos a los Winchester.

    Responder
  4. Adri

    Pues la verdad es que yo prefiero un equilibrio.. prefiero los episodios como este último (cachondísimo) u otros que combinan la estructura episódica pero me dal algo de trama principal.. pero prefiero que no sean muy intensos en cuanto a trama porque eso no es supenatural.

    Responder
  5. WATANABE

    Precisamente andaba yo buscando un empujoncito para acabar de ponerme con la serie. Vi el piloto y me echo para atrás, tengo miedo que sea un Buffy o un Smallville en potencia. Quizás necesite empezar por algún episodio en especial. ¿Que me recomiendas?

    Responder
  6. OsKar108

    Yo es que aún no he empezado con la 2ª temporada, pero tengo pensado hacerlo en cuanto termine la 2ª de In Treatment (me quedan los 5 últimos capítulos), vea la 4ª de Doctor Who y la 3ª de Torchwood, espero no "eternizarme" pues tengo curiosidad por seguir con esta serie que tan buenos comentarios tiene por la blogosfera.Buen artículo by the way.¡Saludos!

    Responder
  7. Nahum

    SATRIAN: La mayor sangre, en todo caso, la hace con los procedimentales. El propio Dean lo dice: ¡son todos iguales!VAN HESSA: A mí el sexto, el del niño, me gustó también mucho. Yo creo que están manteniendo un equilibrio muy bueno, sin tanto barroquismo como en la cuarta temporada. ANÓNIMO: Insisto en lo del nombre; no sé si eres el mismo que en House. En todo caso, yo casi escribo eso mismo: los episodios absurdos me levantan más carcajadas que cualquier comedia (excepto Modern Family últimamente y algunos momentos de Larry David…)ADRI: No sé si le respondías a Van Hessa o a mí. Yo estoy contigo en este caso: creo que ese equilibrio entre trama de fondo, casos autoconclusivos con unas gotas de lucha cósmica y humor original son la clave. WATANABE: Es que es una serie que va creciendo. Si ves un capítulo especial te va a faltar, intuyo, ese punto de familiaridad que crea la comicidad. Yo le daría una tanda de capítulos de la primera temporada. Y si te gustan, sigue. La segunda y la tercera son para mí las mejores. OSKAR: Creo que sabes que In Treatment es mi favorita. En todo caso, veo que tienes trabajo antes de llegar a los Winchester, jeje.

    Responder
  8. Kratos

    Que maravilal de capítulo, lo que mep ude llegar a reír, y encima al final nos meten trama principal, simplemente genial. Que gran temporada esta siendo esta.

    Responder
  9. Moltisanti

    El día que te recomendé Supernatural lo hice por dos motivos:1. Que disfrutaras de la serie, convencido de que lo harías. Conseguido.2. Poder leer maravillas sobre la serie como la que te has marcado. Conseguido.Me ha encantado, no hay otra. No creo que haya alguien que aún no haya visto la serie y después de leerte no le haya entrado el gusanillo. Luego sabemos que los Winchester harán en el resto, como siempre pasa.

    Responder
  10. Nahum

    KRATOS: Ahora que ya llevamos unos cuantos episodios, me atrevo a decir que esta temporada me está gustando más que la cuarta (ya sabéis que la cuarta me pareció inferior a segunda y tercera). MOLTI: Solo puede agradecerte el fervor con el que me recomendabas la serie. Gracias a ti, a ADRI y a KYRA entré en Supernatural. Y ahora mírame, haciendo apostolado seriéfilo, jeje. Gracias.

    Responder
  11. Seriálicos Anónimos

    Los capítulos del "Shape-shifter" (creo que se escribe así) son muy divertidos, es cierto. Me he partido de la risa con ellos pero cuando empecé a ver este, pense: "muy bien otro más, ¿pero qué pasa con la inminente llegada del Apocalipsis?" No soy partidaria de que en esta temporada no hagan en algún capítulo alusión a la gran tragedia, centro de la temática Supernatural. Algo hay de decir, aludir o referenciar al fin del mundo. Este capítulo no solo se desarrolla de forma genial, sino que, para mi, el final también es ¡BRILLANTE!Saludos,S.A.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *