, archivado en True Blood

Contiene espoilers
—- 

Sangre sintética, vampiros reinsertados, un brutal asesinato, lobbystas con colmillos en Washington, una camarera dorada que puede leer mentes, amor fou

A pesar de su magnífica campaña viral, a True Blood le costó arrancar con garbo. Es cierto. Pero , desde entonces, no ha dejado de dar que hablar.

 

Al principio, se convirtió casi en un lugar común afirmar que el piloto de True Blood, “filtrado” por la red antes de verano, era una decepción. En efecto: era malísimo. Uno no salía de su asombro ante la trama de culebrón, lo absurdo de algunos personajes como Tara o Lafayette (un cocinero gay, negro, semi-travesti y dealer) y la extrañeza de un pueblecito sureño repleto de vampiros recién salidos del armario-ataúd.
La crítica pasional y a pie de pista arremetió con dureza; la más sosegada ponderó las críticas, pero criticó. Deshilachada, alucinada, cutre o gratuita. Esos adjetivos. Son ciertos. Al acabar un capítulo, uno se enfada porque no sabe si Alan Ball le está raspando los colmillos, le intenta dar vampiro por liebre o eleva una metáfora donde el noctívago es un trasunto del homosexual, del negro o de todo a la vez. ¿Bluff monumental u obra maestra? Uno se rasga las vestiduras… pero sigue viendo. Sin poder parar.

 

Es la extraña fascinación de True Blood. Con sus actrices de vodevil barato, con sus giros de guión imposibles, con su sexualidad casi pornográfica, con sus secundarios zarrapastrosos. Con todo ello, esta inclasificable propuesta no deja de mostrar una ambientación precisa y pesada (de inquietante villorrio, sofocante y onírico, donde crecen mentes perturbadas), momentos de un lirismo extremo (como la resurrección de Bill Compton en 1.8. “Cuatro hombres en el fuego“), una sugestiva reflexión sobre la naturaleza del deseo humano y, ay, una mirada hacia lo real que juega al póker identitario con cartas marcadas. 

Marcadas y afiladas como colmillos.

 

También te puede interesar

8 Comentarios

  1. Spinoff

    Veo que no te ha gustado mucho la serie:)je, je. Yo he visto hasta el 7, los tengo por ahí, almacenados esperándome. Empecé a verla atraída por su estupenda campaña de promoción, tanto la de EE.UU como la española, que nos vendía el mundo ampliamente retratado de los vampiros (ahora otra vez de moda). A pesar de esa extraña mezcla de géneros y de personajes que muy bien señalas, a mí Allan me hizo ver varios capítulos seguidos, sencillamente, por dos cosas: por las muertes de las mujeres al final del capítulo (el cliffhanger de toda la vida) y por la historia de \”amor\” entre el vampiro y la chica. Vamos. Lo de siempre. Y utilizo el pasado porque, como digo, me quedé en el episodio 7.

    Responder
  2. Peter Petrelli

    No entiendo como han podido darle el Golden Globe a la Paquinn. Su actuación es de verguenza ajena, lamentable. No hay por donde coger True Blood. Y no engancha tanto como dicen, solo los títulos de crédito. Allan Ball ha perdido los papeles. Yo vi el preair y vaya coñazo!

    Responder
  3. Cat

    Vengo de \”rebote\” de otro blog porque tu comentario me gustó y ya estás entre mis favoritos y, probablemente, en mi lectura diaria mientras me tomo un café. True blood es la serie más hipnótica que he visto y sigo sin saber por qué. Ahora, volviendo a verla doblada (mi inglés es bastante básico) y fijándome más y teniendo el guión en la cabeza, descubro y descubro más. Alan Ball me parece más genio que nunca y creo, como escribí en el otro blog, que nos está contando un cuento muy iniciático.Un placer conocerte.Cat

    Responder
  4. Seriálicos Anónimos

    Coincido totalmente con Peter (cómo no podía ser de otra manera, ¡me encanta HEROES!). En serio, ¡¿Premio a la mejor actriz dramática!?!!!!! Realmente Hollywood ESTÁ FATAL!!! Es penosa y da mucha dentera. Desde luego hace mucho mejor (dentro de sus posibilidades, claro) de X-woman.A mí la serie no me parece NADA adictiva, y Sí, si puedes dejar de verla. Yo llegué al capítulo 5 y eso que le di demasiadas oportunidades de mejora, ¡vaya decepción!, ¡vaya truño!, y eso que los vampiros me atraen…Definitivamente, el título no se ajusta nada al contenido, un tremendo patinaje de los guionistas: \”TRUÑO BLOOD\”, sería más propio.S.A.

    Responder
  5. Alfon Swearengen

    Como curiosidad, decir que el jueves pasado entrevisté a Ramón Campos, creador y productor ejecutivo de series como \”Desaparecida\” o \”Guante blanco\”. Y cuando le pregunté por sus series veía, me dijo que ésta le tenía totalmente hipnotizado. Vamos que era su favorita junto a \”Dexter\”.

    Responder
  6. Lector

    Joder, eres el mejor con los spoilers, jeje, menos mal que la vi… Pero es que me joroba tanto que me destripen las cosas que me han dado ganas de escribirte y todo… Una pregunta, ¿no sabes avisar o no quieres?, es que parece que lo haces aposta…Un saludo…

    Responder
  7. Nahum

    Jeje, ¡qué exagerado, querido Lector! Apenas digo un detallito de nada…En todo caso, no es este un blog en el que anuncie series, sino que más bien se trata de un encuentro de crítica. Lo habitual es hablar de cosas que la gente va viendo. En todo caso, si alguna vez analizo un argumento con más detenimiento o con elementos que destripen sorpresas del argumento, avisaré los spoilers. Grazie por el aviso.

    Responder
  8. Crítico en Serie

    Es un divertimento: no se le debe dar más vueltas. Es la mezcla entre maestría, cutrez e intrascendencia. Y me encanta.Aquellos que lo quieran ver como una metáfora sobre los negros o los gays… ¡POR FAVOR! Claro que lo es, pero es tan obvia que incluso se debe pasar por alto. Quien caiga en esta trampa es que se la toma por algo que no es: profunda.Es ultrasuperficial. No deja nada para la imaginación. Y algunos dirán que es una mierda y otros una joya. Yo creo que… es difícil catalogarla. Yo, mientras, disfruto.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *